Espaguetis con salmón y espárragos trigueros

¿Puede una receta de espaguetis ser sana, deliciosa y de temporada? ¡Pues claro! No sólo puede serlo, sino que además es probable que estas tres cualidades vayan de la mano.

Toma  esta receta como ejemplo.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Avecrem Caldo de Pollo

    Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Espaguetis con salmón y espárragos trigueros

  • Hierve los espaguetis con media pastilla de Avecrem 100% Natrual Pescado y Marisco.

    PASO 1

    Hierve los espaguetis con la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo. Escúrrelos y rocíalos con un poco de aceite. Corta el salmón a taquitos, saltéalo y espolovrea con el eneldo.

  • En otra sartén, añade la mantequilla, los puerros y dos cucharadas de agua.

    PASO 2

    En otra sartén, añade la mantequilla, los puerros y dos cucharadas de agua. Deja cocer unos minutos removiendo de vez en cuando.

  • Saltea los espaguetis con un poco de aceite, añade el salmón y las puntas de los espárragos

    PASO 3

    Saltea los espaguetis con un poco de aceite, añade el salmón y las puntas de los espárragos, previamente escaldados 5 min. Acompáñalo con la salsa de puerros.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Espaguetis con salmón y espárragos trigueros

El Truco: hervir la pasta sin aceite

Aunque es muy frecuente hervir la pasta en agua con aceite, no hay que poner ningún tipo de grasa en el agua. ¡El aceite crea una película encima de la pasta que dificulta que absorba las salsas!

De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

Tanto el salmón como los espárragos son productos estrella de la primavera y, como ya sabrás, el salmón es un pescado riquísimo en Omega 3 y, los espárragos, además de contener mucha fibra tienen cierto efecto diurético así que ayudan a eliminar toxinas e impurezas.

De acuerdo… tienen un poco de nata pero, ¿no habíamos hablado de que también tenía que ser una receta deliciosa?

Si quieres, puedes cambiar el salmón fresco por un buen salmón ahumado. Dará un toque distinto a tu plato, haciéndolo más adulto. La única precaución que deberás tener en este caso es que no debes cocinar el salmón ahumado o te quedará astilloso y seco.