Canelones caseros

Los canelones son un claro ejemplo de que la cocina de aprovechamiento puede ser alta cocina. Y es que, tradicionalmente,Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Alta Calidad en pastas desde 1898

Cómo hacer Canelones caseros

  • Dora la cebolla picada en una cazuela con un poco de aceite. Añade la carne de las salchichas, el pollo y la ternera hasta que se doren y consigas una masa homogénea.

    PASO 1

    Dora la cebolla picada en una cazuela con un poco de aceite. Añade la carne de las salchichas, el pollo y la ternera hasta que se doren y consigas una masa homogénea.

  • Incorpora el foiegras, el extracto de tomate, la miga de pan y 25 g de queso parmesano.

    PASO 2

    Incorpora el foie gras, el extracto de tomate, la miga de pan y 25 g de queso parmesano.

  • Rellena los canelones El Pavo, previamente remojados, y cúbrelos con Mi Salsa Bechamel. Espolvorea con el resto del queso y ponlos a gratinar.

    PASO 3

    Rellena los canelones El Pavo, previamente remojados, y cúbrelos con Mi Salsa Bechamel. Espolvorea con el resto del queso y ponlos a gratinar.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Canelones caseros

El Truco: bechamel todavía más sabrosa

Cuando prepares una bechamel, conseguirás que quede más cremosa y sabrosa si, a Mi Salsa Becchamel de Dallina Blanca le añades un poco de queso rallado. El emmental es ideal. ¡Pruébalo y verás qué salsas más deliciosas preparas!

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

los canelones se elaboraban con las sobras de carne de un estofado o un guiso que se había cocinado el día anterior.

¡Claro! Por eso están tan ricos, porque debajo de la crujiente capa de queso rallado y la suavidad de la bechamel esconden toda la intensidad de una carne que ha sido guisada lentamente, haciendo chup chup mientras absorbía los aromas del resto de ingredientes.

Atrévete, este es un plato mucho más sencillo de preparar de lo que crees, y cuando veas como disfrutan sabrás que ha valido la pena.

Si te sobran placas de canelones, no hace falta que esperes a consumirlos. Aprovéchalos haciendo una pasta maltagliatta. Para ello sigue las instrucciones de preparación de las placas y, una vez tengan una textura comestible, córtalas de forma irregular. Con esta base maltagliatta, mal cortada en italiano, puedes hacer cualquier tipo de plato de pasta.