Canelones fríos de atún

30 grados a la sombra, hace un sol de justicia, un calor que te torras, el verano ya está aquí y no sabes qué comer. Sólo sabes que te apetece algo fresquito y fácil de preparar. ¡Pues qué mejor que unos canelones fríos de atún!

Sí, has oído bien, canelones.Ver más...

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Canelones fríos de atún

  • Primer paso canelones fríos de atún

    PASO 1

    Esta receta de canelones fríos de atún es deliciosa por un ingrediente secreto, una salsa muy especial, que no puede faltar en tus recetas frías; una riquísima mayonesa de curry. Pero antes de hacer esta mayonesa, hay que hidratar la pasta para canelones de El Pavo. Para ello llena un bol de agua y mete dentro las placas para canelones. Te vamos a dar un truco la mar de útil para que no te pase lo peor que te puede pasar, no en la vida, pero sí cuando quieres hacer unos riquísimos canelones: que se te peguen y rompan las placas de pasta. Para hacerlo necesitarás una fuente honda y lo suficientemente grande como para que te quepan dos planchas de pasta por capa, y papel film. Pon las primeras láminas en el fondo de la fuente y cubre con un poco de agua templada (si no usas papel film resistente al calor, te aconsejamos que uses agua fría), tapa esta primera tanda con papel film y pon sobre él las siguientes hojas de pasta para canelones. Repite el proceso tantas veces como necesites y dales tiempo para que se hidraten. Por tiempo, decimos tiempo, como treinta o cuarenta minutos que podrás aprovechar para hacer el relleno. Por que sabemos que eres multitarea. Mientras se van hidratando las láminas de mayonesa, pon a cocer los huevos.

  • Segundo paso Canelones fríos de atún

    PASO 2

    Para el relleno comienza haciendo un riquísimo sofrito con la cebolla. En una sartén a fuego medio, añade la cebolla cortada a medias lunas o a dados. Para que el sofrito te quede bien rico, sala la cebolla primero para que sude. Con una lengua de silicona o cuchara de madera, remueve la cebolla para distribuir la sal por toda la cebolla. Saltea la cebolla y remuévela constantemente, hasta que la cebolla cambie su turgencia y pase a estar blandita. En ese momento, echa un chorrito de agua en lugar de aceite, así evitarás que el sofrito te quede aceitoso; y deja que la cebolla se cueza tapando la cazuela o sartén. Ve vigilando la cebolla y cuando comience a dorarse, es el punto en el que tienes que añadir el atún, el Tomate Frito Gallina Blanca y el huevo duro. Remueve todos los ingredientes y deja que el chup, chup del tomate frito cocine todo y de un sabor riquísimo a tus canelones fríos de atún y huevo.

  • Tercer paso y canelones fríos de atún

    PASO 3

    Y ahora, llega el momento más esperado: ¡la mayonesa! Añade en un cuenquito la mayonesa, y licuala con algo de agua. Haz una salsa homogénea y alíñala con el perejil y el curry, bate un poquito para distribuir los sabores y resérvala. Échale un ojo a las láminas de los canelones, y si están bien hidratadas colócalas sobre papel absorbente para que éste absorba el exceso de agua y humedad de la pasta. Ahora que ya tienes las láminas de tus canelones fríos de atún, comienza a formar los canelones. Rellenalos y emplata. Ponlos bonitos y dales algo de color con la mayonesa de curry. ¡Y listos!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Canelones fríos de atún

30 grados a la sombra, hace un sol de justicia, un calor que te torras, el verano ya está aquí y no sabes qué comer. Sólo sabes que te apetece algo fresquito y fácil de preparar. ¡Pues qué mejor que unos canelones fríos de atún!

Sí, has oído bien, canelones. Los canelones pueden ser una comida muy pesada, si la acompañas de una bechamel espesa y untuosa, o mucho más ligera si lo haces de esta mayonesa de curry. Como la ropa, los canelones se adaptan a las temporadas.

Además, al ser más ligera es perfecta para mantener la línea y llegar al otoño sin preocuparte por los kilos de más. Porque el atún, además, es una carne con un alto contenido en proteínas y menos grasas, y además son ácidos grasos Omega 3 y 6. No tienes excusas para no darle una oportunidad a esta riquísima receta.

Deja los abrigos con la bechamel, en el armario, y saca tu mejor pantalón corto para disfrutar de esta riquísima receta a la sombra de los pinos. O de las palmeras. Es que además son canelones fríos , ¡perfectos para el calor veraniego!

 

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Los canelones pueden ser una comida muy pesada, si la acompañas de una bechamel espesa y untuosa, o mucho más ligera si lo haces de esta mayonesa de curry. Como la ropa, los canelones se adaptan a las temporadas.

Además, al ser más ligera es perfecta para mantener la línea y llegar al otoño sin preocuparte por los kilos de más. Porque el atún, además, es una carne con un alto contenido en proteínas y menos grasas, y además son ácidos grasos Omega 3 y 6. No tienes excusas para no darle una oportunidad a esta riquísima receta.

Deja los abrigos con la bechamel, en el armario, y saca tu mejor pantalón corto para disfrutar de esta riquísima receta a la sombra de los pinos. O de las palmeras. Es que además son canelones fríos , ¡perfectos para el calor veraniego!

 

Ya tienes listos unos riquísimos canelones de atún con huevo duro, perfectos para una comida de verano. Por que el calor no es un motivo para dejar de disfrutar de unos riquísimos canelones, ¿quién dijo que la pasta es para el invierno? Acompaña esta receta de una riquísima ensalada de salmón a la plancha, y ya tienes un menú estupendo para afrontar los calores de la canícula.