Bacalao guisado

 

Recuperamos uno de los guisos con los que media España pasaba la penitencia cuaresmal… y lo convertimos en un festín repleto de verduras de la huerta y puro Omega 3. Prepárate para disfrutar con nuestro particular bacalao guisado.Ver más...

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Bacalao guisado

  • Bacalao guisado Paso 1

    PASO 1

    Sofríe en aceite de oliva el ajo y la cebolla picados con el laurel durante 10 o 12 minutos. Añade los pimientos picados, deja sofreír un par de minutos más y añade el Sofrito de Tomate y Cebolla Gallina Blanca. Después de unos 5 o 6 minutos añade el calabacín cortado en medias lunas, las patatas cascadas y el pimentón.

  • Bacalao guisado Paso 2

    PASO 2

    Remueve bien y vierte el Caldo Casero de Pescado, lleva a hervir la mezcla y después déjalo cocer a fuego medio bajo durante 20 o 30 minutos, hasta que las patatas estén tiernas.

  • Bacalao guisado Paso 3

    PASO 3

    Añade el bacalao y remueve para integrarlo en la mezcla. Dejar cocinar unos minutos más. Sirve caliente y con perejil picado por encima.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Bacalao guisado

En cuanto pruebes esta sinfónica receta de bacalao guisado te darás cuenta de que no requiere de guarnición ni acompañamiento ningunos. Eso sí, te recomendamos servirla junto a un pan con buena moya porque su deliciosa salsa no se rebaña con la lengua… ¿o sí?

Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

 

 

Un festín en toda regla que nada tiene que envidiar al bacalao a la portuguesa, un clásico del recetario luso más sobrio en ingredientes y terminado en cazuela con un toque de horno. 

 

Y es que en Portugal si en algo son expertos es en cocinar el bacalao. Hasta se las dan de tener una receta con bacalao diferente para cada día del año. En España igual no llegamos a tanto, pero desde luego calidad y contrastes en la elaboración del bacalao no nos faltan… bacalao al pil-pil, bacalao a la valenciana, migas de bacalao con tomate, buñuelos de bacalao, bacalao ajorriero… Te puedes hacer una idea, ¿verdad?

 

Cabe mencionar -y para quien no lo sepa- que el bacalao es tradicionalmente un alimento que se comía durante la Cuaresma. De hecho, en muchas regiones de España aún se asocia el bacalao a la penitencia cuaresmal. Esto se debe a que, al ser un pescado bastante ligero, encajaba a la perfección con la tradición cristiana de purificar el cuerpo y el alma mediante la abstinencia de alimentos mucho más pesados, como la carne roja. 

 

Y un último apunte destinado a todos aquellos que cuentan las calorías de los alimentos: como pescado blanco que es, el bacalao es sinónimo de bajo contenido graso, pero es que la poca grasa que tiene es toda buena, ya que está constituida por ácidos grasos Omega 3. Por todo esto, el bacalao debería figurar en la dieta habitual de cualquiera.