Bacalao rebozado (y esponjoso).

Te recomendamos la siguiente receta para conseguir unos buñuelos de bacalao que sean esponjosos por dentro y crujientes por fuera.

Ingredientes:

250 g de bacalao + 100 g de harina + 1 huevo + 2 dientes de ajo + Perejil fresco, cantidad al gusto + 150 ml de agua + 1 sobre de levadura química + Sal + Aceite para freír (de girasol o de oliva suave).

Preparación:

1. Poner en remojo el bacalao el día anterior. Guardarlo en la nevera y cambiarle el agua al menos tres veces cada 6 u 8 horas.

2. Limpiar el bacalao, quitarle la piel y las espinas y cortarlo en trozos muy pequeños.

3. Lavar el perejil y picarlo finamente.

4. Pelar los dientes de ajo y picarlos finamente.

5. En un bol, tamizar la harina junto con la levadura química y una pizca de sal.

6. Batir bien el huevo e incorporarlo poco a poco con el harina.

7. Añadir agua gradualmente hasta obtener una mezcla de consistencia ni muy líquida ni muy espesa.

8. Integrar el bacalao, el ajo y el perejil y rectificar de sal.

9. Dejar reposar la masa unos 10 minutos.

10. Calentar abundante aceite para freír en una sartén, en un cazo de fondo espeso o en la freidora a 170ºC.

11. Cuando el aceite esté caliente, coger una cucharada de masa y con ayuda de otra cuchara, empujarla dentro del aceite. Esto habrá puesto a freír el primer buñuelo. Repetir hasta tener unos cuantos buñuelos. Dorarlos por todos lados, dándoles la vuelta si necesario.

12. Freír los buñuelos en varias tandas, para evitar enfriar el aceite.

13. Una vez fritos, dejarlos reposar un momento en un plato con papel absorbente o sobre una rejilla para que pierdan el exceso de aceite.