Arroz con pollo

Hay alimentos muy económicos como el arroz y el pollo que, bien combinados, pueden llegar a ser un auténtico lujo. De hecho no hace muchos años en España el pollo era un alimento escaso. Por suerte ahora ya no y con él se pueden hacer recetas como esta.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas
Arroz con pollo bodegon producto

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Arroz con pollo

  • Arroz con pollo paso 1

    PASO 1

    Sofríe en aceite de oliva el ajo, la cebolla y el pimiento bien picados de 15 a 17 minutos. Añade las pechugas de pollo troceadas y cuécelas durante 10 minutos. Vierte el vino blanco y dejar que el alcohol evapore.

  • Arroz con pollo paso 2

    PASO 2

    Añade el arroz y mezcla hasta que todos los granos estén bien impregnados del aceite del sofrito. Incorpora los guisantes y remueve bien.

  • Arroz con pollo paso 3

    PASO 3

    Incorpora el caldo el azafrán. Cocina a fuego medio-alto durante 15 minutos o hasta que el líquido se haya absorbido. Retira la paellera del fuego, cúbrela con un trapo limpio y deja reposar la mezcla 5 minutos antes de servir.

Valora esta receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

 

El arroz es un alimento básico indispensable en la dieta y lo ha sido durante siglos, pero aunque parezca mentira, el caso del pollo es muy distinto. Durante muchos siglos esta ave se crío solo para obtener los huevos de las gallinas. También se empleaba para peleas de gallos y en la antigua Roma se solían sacrificar pollos ante los Dioses, pero no se comían su carne.

 

En España los años 50 el pollo era un elemento reservado para días muy especiales como banquetes de boda o fiestas navideñas porque era muy caro.  Ahora la cosa ha cambiado radicalmente y la carne blanca de esta ave forma parte de nuestra dieta habitual. En nuestro país  comemos más de 50 kilos de carne al año y la mayor parte de ella, unos 14 kilos, es pollo. 

 

¿Y cómo fue posible este cambio tan radical? Pues la explicación está en la industria cárnica estadounidense que hace unas décadas literalmente reinventó el pollo.

Varias cadenas de supermercados decidieron hacer un concurso entre granjas para criar un pollo de características excepcionales que pudiera competir con la carne de vaca y de cerdo. Y lo consiguieron. 

 

Por eso el actual pollo no es como los que antes se criaban en los patios de las casas. Ahora es un animal con más carne, que crece más rápido con menos pienso. Es lo que se llama  un pollo de carne, o de engorde, o broiler. Una ave con una pechuga enorme y jugosa ideal para cocinar con arroz.

 

Tal vez por eso el arroz con pollo es un plato muy común en España y América Latina​ y cada país lo adapta a su gusto. Por poner sólo algunos ejemplos, en Colombia, Costa Rica y Panamá se elabora con pollo desmechado integrado al arroz con verduras picadas y en cambio en Ecuador se usa achiote para darle un color amarillo muy vivo y se le suelen agregar pasas. A continuación te explicamos como hacer nuestra versión: un fantástico arroz con pollo y guisantes.