Sardinas en salsa picante

Seguro que más de una vez has probado las sardinas en escabeche, un método tradicional para conservar alimentos en vinagre, y que hace que puedas disfrutar de este plato durante días. De hecho, a medida que pasan las horas está mucho más rico.Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pescado 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Sardinas en salsa picante

  • PASO 1

    Lava los filetes de sardinas y sécalos, pásalos por la harina y fríelos durante unos minutos en aceite caliente. Salpimienta.

  • Pica la cebolla y el ajo. Dóralos en aceite de oliva virgen extra. Cuécelo todo otros 5 minutos, hasta que la cebolla quede bien suave.

    PASO 2

    Pica la cebolla y el ajo. Dóralos en aceite de oliva virgen extra. Cuécelo todo otros 5 minutos, hasta que la cebolla quede bien suave.

  • Pica las hierbas y añádelas a la cebolla y el ajo. Agrega las pasas y salpimienta. Incorpora entonces 1/2 vaso de de Caldo Casero de Pescado 100% Natural Gallina Blanca y el vinagre. Sube el fuego y d

    PASO 3

    Pica las hierbas y añádelas a la cebolla y el ajo. Agrega las pasas y salpimienta. Incorpora entonces 1/2 vaso de de Caldo Casero de Pescado 100% Natural Gallina Blanca y el vinagre. Sube el fuego y deja que se evapore un poco. Vierte esta salsa sobre las sardinas y sirve. Si quieres, puedes dejar el plato en la nevera, macerando, durante 3 días.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Sardinas en salsa picante

El Truco: salar y rebozar con harina el pescado

El primer paso de esta receta es freír las sardinas. Para que te queden bien hechas, sálalas y rebózalas con harina un rato antes de freírlas. De esta manera, la harina quedará bien húmeda y pegada a las sardinas y, al freírlas, se creará una corteza bien crujiente y en el interior estará jugosa.

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

En la receta de hoy, sin embargo, queremos proponerte un escabeche algo diferente y con un punto picante.

La técnica para preparar este plato es la mismo que las sardinas en escabeche. Primero se fríen y se reservan, y, por otro lado, se cuece la salsa con ajos, cebolla, aceite, pasas, vinagre y hierbas frescas. Cuando ya está hecha la salsa se vierte sobre las sardinas y ya podemos comerlas. Aunque te recomendamos que si puedes las dejes macerar en la nevera unos días, ¡verás qué resultado!

Y si quieres comparar qué receta te sale más rica si esta versión o la tradicional de sardinas en escabeche, no te estés de probar a hacerlas las dos y cuéntanos con que receta ha disfrutado más tu familia.