Pollo azul

¡Qué no te asuste el título de la receta! A este pollo azul no le ocurre nada extraño al contrario, ya que lo que le da nombre es porque se le añade queso azul, como podría ser el Cabrales, Roquefort o Gorgonzola. Son quesos de sabores fuertes,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Pollo azul

  • Fríe el pollo en aceite hasta que se dore. Cúbrelo con el caldo y cuece durante 15-20 min.

    PASO 1

    Fríe el pollo en aceite hasta que se dore. Cúbrelo con el caldo y cuece durante 15-20 min.

  • Mezcla el jugo resultante con el queso y la nata. Reduce a puré y cubre con ella el pollo. Espolvorea por encima las nueces y sirve.

    PASO 2

    Mezcla el jugo resultante con el queso y la nata. Reduce a puré y cubre con ella el pollo. Espolvorea por encima las nueces y sirve.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Pollo azul

El Truco: limpia y trocea las aves en casa

Aunque puedes comprar el pollo ya cortado a octavos, si quieres también puedes limpiarlo y trocearlo en casa, es más fácil de lo que crees. Lo primero que tienes que  hacer es sacarle las plumas que puedan quedar en el cuerpo. Después pon el ave con la pechuga hacia arriba y con la punta del cuchillo sigue la forma de los muslos para separarlos. En cuanto a las pechugas, corta primero las alas y después la carne de las pechugas verticalmente por el esternón y separa las dos piezas. ¡Ya está listo para cocinar!

 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

así que si eres un apasionado de este producto este plato te va a entusiasmar. 

Además, es tremendamente fácil de hacer, basta con freír el pollo y cocerlo en un buen caldo. Cuando ya esté hecho ya se puede cocinar la salsa con el propio jugo del pollo, el queso, la nata y bañar el pollo con ella. Como último toque espolvorea nueces por encima de la salsa, combinan a las mil maravillas. 

La salsa de queso azul es deliciosa y si te ha sobrado, no te preocupes, porque puedes aprovecharla con otras carnes como el lomo, en recetas de pasta, o con arroz en un risotto al queso azul