Fideuá de pollo

(21)

¿Cuál es tu tipo fideuá favorita? Hay tantas recetas diferentes de fideuá que se hace difícil escoger una sola, pero esta fideuá de pollo nos encanta porque es rápida, fácil y ligera. ¡Te contamos cómo prepararla para que te sea facilísimo!

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Fideuá de pollo

  • Empezamos esta receta de fideuá de pollo cortando los muslos de pollo. Te aconsejamos que le pidas a tu carnicero que los deshuese por ti, porque se hace un poco difícil hacerlo uno mismo en casa. Una vez deshuesados, córtalos en trocitos medianos, ni demasiado pequeños para que no queden secos, ni tan grandes para quedar crudos en el interior. Nos ponemos a picar las verduritas. Primero picamos los ajos bien pequeños. Corta ambos cabos del ajo y quita la piel. Haz dos o tres cortes a lo largo del ajo y luego gíralo y corta hacia el otro lado para conseguir unos cubitos pequeños. Corta también la cebolla en trocitos pequeños. Primero corta la cebolla por la mitad y arranca la capa exterior, y cualquier otra capa que esté pocha. Corta la parte superior de la cebolla y apoya las mitades de cebolla planas encima de la tabla. Corta un par o tres de veces (tantas como puedas, dependerá del tamaño de la cebolla) en horizontal para crear capas en la cebolla. Sujeta la cebolla y haz unos cortes en vertical, llegando casi hasta la raíz, pero sin llegar a cortarla. Ahora ya puedes cortar la cebolla desde la punta hasta la raíz y conseguirás unos cubitos muy finitos de cebolla. Te aconsejamos que uses un cuchillo cebollero bien afilado para cortar la cebolla, así el líquido irritante que hay entre las capas de la cebolla no se desprenderá, ¡y no te picarán los ojos! Cortamos también el pimiento rojo. Primero lávalo con agua y sécalo un poco. Corta el copete del pimiento y también la punta por el otro lado. Haz un corte de arriba a abajo para abrir el pimiento como un abanico, y aprovecha para quitar los hilillos blancos o las semillas que hayan quedado en el interior. Ahora ya puedes cortar tiras de pimiento, luego las agrupas de tres en tres y las vuelvas a cortar para conseguir unos trocitos pequeños, del tamaño que quieras que tengan en tu fideuá de pollo.

  • En una cazuela, empieza a calentar el aceite de oliva y sofríe los ajos, la cebolla y el pimiento a fuego medio durante unos 5 minutos. Mezcla de vez en cuando para evitar que las verduras se peguen al fondo y se quemen. Añade el pollo y mezcla para integrar bien. Deja cocer a fuego medio unos minutos más hasta que el pollo tenga un aspecto dorado. Añade los fideos y déjalos dorar sin dejar de remover para evitar que se quemen.

  • Sube el fuego y añade el caldo. Deja cocer hasta que hierva, entonces baja el fuego a la mitad. Sigue cociendo hasta que los fideos estén listos (unos 10 minutos, según indicaciones del paquete de pasta) y absorban el caldo. Cuando los fideos tengan ya buen aspecto, apaga el fuego, tapa la cazuela con un paño de cocina húmedo y deja reposar 5 minutos antes de servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Fideuá de pollo

¿Con qué tipo de fideos te gusta más la fideuá? En esta receta te recomendamos usar fideos finos, más fáciles de tostar y con un resultado final mucho más ligero. Si quieres usar fideos gordos, recuerda dejarlos cocer unos minutos más y ten preparado un poquito más de caldo a mano, para evitar que se sequen.

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana