Confit de pato con patatas| Recetas Gallina Blanca

(12)
  • 20-40 min
  • Media
  • 2 personas

Nos adentramos en el exquisito mundo del confit de pato con patatas confitadas en su grasa. ¿Listos? 

El confit de pato es un plato que nos transporta a los rincones más auténticos de la gastronomía francesa. Originario de la región de Gascuña, este manjar ha conquistado los paladares más exigentes en todo el mundo. ¿Y qué hay de las patatas confitadas en su propia grasa? Un acompañamiento irresistible que realza el sabor del pato y añade una textura cremosa que hace que cada bocado sea una experiencia inolvidable. 

Pero no solo se trata de placer para el paladar, ¡también hay beneficios nutricionales que no podemos pasar por alto! El pato es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, esencial para el crecimiento y reparación de nuestros tejidos. Además, su grasa contiene ácidos grasos monoinsaturados, conocidos por sus efectos positivos en la salud cardiovascular. Y las patatas, ricas en carbohidratos y fibra, nos proporcionan la energía necesaria para afrontar el día con vitalidad. 

¿Cómo preparar esta delicia en casa? No te preocupes, Gallina Blanca te lo pone fácil con nuestra receta fácil y sencilla de confit de pato con patatas confitadas en su grasa. Con unos pocos pasos y los ingredientes adecuados, podrás sorprender a tus invitados con un plato digno de un chef profesional. ¡Anímate a probarlo y déjate llevar por su irresistible sabor!

En Gallina Blanca sabemos que la cocina es mucho más que alimentarse, es una experiencia que nos conecta con nuestras raíces y nos permite compartir momentos inolvidables alrededor de la mesa. ¿Te animas a preparar esta receta y disfrutar de un festín de sabores?

Ingredientes para Confit de pato con patatas| Recetas Gallina Blanca

Cómo hacer Confit de pato con patatas| Recetas Gallina Blanca

  • PASO 1: Deja los muslos de pato a temperatura ambiente hasta que la grasa esté ligeramente derretida. Acomódalos en una cazuela amplia y cocínalos a fuego suave y tapados. La cocción debe ser lenta para que suelten todo su sabor. Cuando veas que la grasa se ha derretido, dales la vuelta y continúa cocinándolos durante unos 5 minutos más por el otro lado, manteniendo el fuego muy suave.

  • PASO 2: Mientras se cocinan los muslos, corta las patatas en rodajas y cocínalas en agua con Avecrem Vegetal hasta que estén al dente. Una vez listas, escúrrelas y resérvalas.

  • PASO 3: Retira los muslos de la grasa y resérvalos al calor. Utiliza la misma grasa para confitar las patatas. Acomódalas en la cazuela y deja que se confiten en la grasa del pato. Si es necesario, añade sal para resaltar los sabores.

  • PASO 4: Escurre toda la grasa que puedas de las patatas y deja que se doren y se vuelvan crujientes. Luego, vuelve a poner los muslos en la grasa y aumenta el fuego para que la piel se tueste. Finalmente, sirve un muslo por persona acompañado de las patatas crujientes. Asegúrate de escurrir toda la grasa sobrante antes de servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Confit de pato con patatas| recetas gallina blanca

Si estás preocupado por cuidar tu línea, aquí va un consejo clave: al momento de disfrutar de tu confit de pato con patatas, considera retirar la piel del pato. ¿Por qué? Porque al hacerlo, reducirás significativamente la cantidad de calorías que consumes. De hecho, ¡las calorías se disparan casi al triple si decides comer el confit con la piel incluida! Sin embargo, sin la piel, el pato se convierte en una de las carnes más magras y limpias que puedes disfrutar. 

¿Y qué hacer con la tentadora grasa que queda en la cazuela después de preparar el confit? No la deseches, ¡es un verdadero tesoro culinario! Simplemente, cuela la grasa de pato y guárdala en un bote en el frigorífico para futuras preparaciones. Esta grasa es un ingrediente versátil que puedes utilizar para darle un toque extra de sabor a otras recetas, como asar un pollo o preparar más patatas confitadas. Te sorprenderá lo deliciosa que puede ser esta grasa en otras preparaciones. 

Y aquí va un truco adicional: ¿sabías que con esta misma receta de confit de pato con patatas puedes crear otras delicias? Por ejemplo, puedes desmenuzar el pato y utilizar la grasa para sazonarlo con su propio sabor. Así, podrás disfrutar de recetas de confit de pato desmigado igualmente deliciosas y con ese toque característico que solo la grasa de pato puede ofrecer.

Truco destacado de la receta

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 


 

 

 

*Campos obligatorios