Berenjenas en vinagre caseras

La berenjena es una verdura sabrosa y muy versátil. Queda deliciosa a la brasa, al horno, rebozada, estofada… Además, es sanísima y tiene muchas propiedades: regula la presión arterial, estimula la producción de glóbulos blancos, tiene propiedades diuréticas y laxantes,Ver más...

  • > 60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Berenjenas en vinagre caseras

  • cuece las berenjenas

    PASO 1

    Lava bien las berenjenas y ponlas en una olla con agua, el hinojo, la guindilla y la pastilla de Avecrem Verduras -30% de sal. Cuécelas hasta que estén tiernas, unos 20 minutos.

  • PASO 2

    Mientras, prepara la salmuera. Para ello, pon en un recipiente la sal gorda y medio litro de agua, junto con el vinagre.

  • PASO 3

    Pon el pimiento rojo asado cortado en tiras en bol. Prepara una picada con los ajos y el comino y mézclala con los pimientos. Aliña con la sal, aceite y vinagre.

  • Pon las berenjenas en la salmuera

    PASO 4

    Escurre las berenjenas y deja que se templen. Córtalas en rodajas y pon encima de cada una una tira de pimiento. Seguidamente, pínchalo con un palillo para que no se suelte y pon las rodajas en la salmuera.

  • Pon las berenjenas en tarros

    PASO 5

    Deja las berenjenas en la salmuera durante al menos 10 horas. Después, pásalas a un bote de cristal con el líquido de la salmuera y el picadillo sobrante.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Berenjenas en vinagre caseras

El Truco: Marinar con máquina de vacío

Si tienes una máquina que haga el vacío en un recipiente, el proceso de marinado se acelera mucho, bastan solo 20 minutos para tener listo el marinado. Para ello, introduce los ingredientes, haz el vacío y deja pasar veinte  o treinta minutos. 

Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

ayuda a eliminar grasas… Como contiene mucha agua y pocas calorías, es un alimento perfecto para las dietas de adelgazamiento. Si precisamente eres de esas personas a las que les gusta cuidarse, estas berenjenas en vinagre te encantarán. Se preparan con una variedad de berenjena muy pequeña, que va estupenda para hacer encurtidos. Y son el tentempié ideal para esos momentos en que te entra hambre y quieres picar algo sabroso, pero con pocas calorías.

Conservar y dar sabor

El marinado es una técnica para conservar los alimentos que se utiliza desde la antigüedad. Normalmente se emplea para lograr que los alimentos queden más jugosos y tiernos, con un toque extra de sabor, o para mantenerlos en buen estado durante bastante tiempo. 
Para elaborar un buen marinado necesitamos dos tipos de ingredientes: un líquido ácido que sirva como base y productos aromatizantes para darle sabor al alimento. Para la parte líquida, normalmente se emplea aceite de oliva, que permite crear una película externa que cubre los alimentos y los aísla de microorganismos, y una parte de vinagre, que penetra en los alimentos y los ablanda. También se suele añadir vino blanco, sobre todo en el caso de las carnes, que ayuda a ablandarlas y a darles sabor. En cuanto a los aromatizantes, la lista de productos que podemos emplear es larguísima: hortalizas (cebolla, cebolletas, zanahoria…), hierbas aromáticas (tomillo, romero…), bayas secas (pimienta de diversos colores, enebro…), semillas (mostaza, cilantro…). Es cuestión de escoger las que más nos gusten y probar.

Verduras sanísimas

Si te gustan las berenjenas en vinagre, también puedes animarte a preparar esta receta con otro tipo de hortalizas, como brócoli, cebolla, champiñones… ¡Las alcachofas marinadas también quedan espectaculares! Para prepararlas sólo tienes que quitarles las hojas más duras y el tallo. Hiérvelas o cuécelas al vapor y resérvalas. Prepara una mezcla con ½ taza de aceite de oliva, 2 cucharadas de jugo de limón, 2 cucharadas de vinagre blanco, especias al gusto (pimienta, tomillo…), perejil y ajo picado y sal. Deja marinar las alcachofas durante al menos dos horas y sírvelas como aperitivo o como guarnición.

Si lo prefieres, también puedes utilizar la técnica de marinar para elaborar platos con verduras crudas. Con este tipo de preparación, las verduras conservan todas sus enzimas, que facilitan la digestión y la asimilación de nutrientes y antioxidantes. Son una opción excelente para cuidar nuestra salud y ganar energía. Para marinarlas sólo tienes que cortar a trozos pequeños o picar las hortalizas que más te apetezcan (calabacín, calabaza, berenjena, pimiento, brócoli, puerro, cebolla…). Colócalas en una fuente y rocíalas con jugo de limón y unas cucharadas de aceite de oliva. Añade los ingredientes que más te gusten para aromatizar y deja reposar las verduras unas cuantas horas tapadas para que se vayan ablandando, mientras te preparas para disfrutar de un plato muy sabroso y la mar de sano.

Esta receta también queda deliciosa si rellenas las berenjenas con unos trocitos de pimientos del piquillo. ¡La combinación de sabores seguro que te cautivará!