Productos de temporada todo el año

(5)

¡Prepara tus propias conservas en casa!

Setas, verduras, hortalizas, frutas… Son muchos ingredientes y cada uno crece en una determinada época del año. Pero esto no significa que no puedas consumirlos en otro momento.

En salmuera, a la sal, al baño María, confituras, en vinagre o al natural. Estas son sólo algunas de las técnicas que podemos utilizar para conservar alimentos y disfrutarlos todo el año, ya que alargamos su vida útil y evitamos que se estropeen. Es una forma excelente de aprovechar aquellos ingredientes que, porque no los hemos usado a tiempo o porque queremos guardarlos para más adelante, se estropearían y tendríamos que desechar.

Así lo han hecho desde hace siglos muchas familias campesinas, cuando no podían permitirse el lujo de desaprovechar la comida. Ahora la situación es distinta, ya que en la mayoría de ocasiones compramos sólo lo que vamos a consumir. Pero hacer conservas en casa es muy fácil y podrás ahorrarte unos euros.

En botes de cristal

Los recipientes más usados para las conservas son los tarros de cristal, que antes de utilizar debes hervir 10min a 100ºC. Seguro que has tirado un montón de botes a la basura una vez has utilizado su contenido, pero si los guardas, tendrás todo lo necesario para preparar conservas. Eso sí, asegúrate de que la tapa está intacta, porque si no entrará aire en el bote y no servirá de nada.

Cuando hayas esterilizado los botes, rellénalos con los alimentos cocinados en el caso de verduras y frutas,o crudos, con aceite, vinagreo salmuera, si se trata de pescados, setas u otros ingredientes. Hay que dejar 1 cm en la parte superior y taparlo. Seguidamente, los calentamos al baño María durante 50 min a 90ºC para que se forme el vacío; luego los guardaremos en un lugar con poca luz y bien ventilado. Si les das la vuelta antes de guardarlos, podrás ver si pierden líquido; si es así la tapa está estropeada y no ha hecho el vacío, con lo que deberás descartarlos.

La experiencia es un grado

El ensayo y el error serán tus mejores maestros a la hora de preparar conservas caseras. ¡No desesperes! Seguro que en poco tiempo conseguirás buenos resultados y podrás recurrir a ellas cuando en pleno verano te apetezca una tortilla de setas o en diciembre preparar un desayuno con la mermelada de melocotón que preparaste en agosto. Y además, ¡verás como ganas un montón de espacio en el congelador!

Y tú, ¿preparas conservas en casa? ¿cuáles son tus preferidas?

 

 

Muchas posibilidades

Existen varias técnicas de conservación de los alimentos. Cada una aporta, además, un sabor y un aroma particulares que podremos disfrutar cuando abramos el tarro unos meses después.

Por ejemplo, las anchoas y las setas se pueden conservar en sal. Los pimientos, tomates y aceitunas, en salmuera, y los pepinillos, las zanahorias o las alcaparras, en vinagre. Pero estas son sólo unas pocas de las muchas opciones que tenemos: al natural, en escabeche, en aceite… ¡Descubrirlas te abrirá todo un mundo nuevo en la cocina!

Valora este artículo