Salchichas al vino

(2)

Las salchichas frescas al vino son un segundo plato delicioso y cargado de sabor, con el que toda la familia disfrutará de lo lindo. La receta de salchichas al vino blanco que te presentamos hoy es muy fácil de elaborar.Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Salchichas al vino

  • Cómo preparar Salchichas al vino. Paso 1

    PASO 1

    Corta la cebolla a la juliana y filetea el ajo. Sofríelos ligeramente en una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Pincha las salchichas y dóralas en otra sartén. Cuando estén doradas por todos los lados, añade la cebolla y el ajo.

  • Cómo preparar Salchichas al vino. Paso 2

    PASO 2

    Añade el vaso de Caldo Casero de Pollo 100% Natural Gallina Blanca. Sube un poco el fuego y deja que todo el conjunto se cueza durante 5 minutos.

  • Cómo preparar Salchichas al vino. Paso 3

    PASO 3

    Añade el vino blanco y un poco de pimienta. Déjalo cocer todo unos minutos más hasta que la salsa se reduzca.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Salchichas al vino

Antes de cocinar las salchichas frescas pínchalas con un tenedor. De esta manera evitarás que al calentarse los jugos que llevan en su interior ejerzan una presión que haría reventar las salchichas. Al pincharlas, la piel se pegará durante la cocción y sellará la carne. 

pincha las salchichas con un tenedor
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

En menos de veinte minutos podrás tener a punto un plato exquisito, con una salsa repleta de sabor, ideal para mojar pan. La combinación de las salchichas, con la

Cómo hacer salchichas al vino

Para preparar estas salchichas frescas al vino necesitarás unos pocos ingredientes muy habituales en la cocina: salchichas, Caldo Casero de Pollo 100% Natural Gallina Blanca, aceite de oliva virgen extra, una cebolla, un diente de ajo, una copa de vino blanco y un poco de pimienta.

El resultado es una receta de salchichas al vino blanco riquísima, que les encantará tanto a los mayores como a los pequeños. Puedes servirlas acompañadas de un puré de patatas casero, una buena ensalada verde o unas patatas fritas. 

A la hora de colocar en el plato las salchichas frescas al vino, puedes servirlas enteras o cortadas a trocitos. Con esta segunda presentación, puedes improvisar fácilmente una tapita ideal para que tus invitados piquen algo antes de comer.

Un embutido muy gustoso

Estas salchichas, también llamadas longanizas, son un embutido fresco que se hace introduciendo un picadillo en una funda muy fina que, por lo general, es de tripa de cerdo aunque a veces se utiliza una sintética. El picadillo suele ser de carne de cerdo, pero también lo hay de carne de pollo o pavo, siempre acompañado de trocitos de grasa y condimentado con sal y algunas especias. 

Del arte del charcutero o carnicero para decidir qué especias utilizar y cómo realizar esa condimentación dependerá el resultado de las salchichas frescas. Tan importante es esa condimentación que de ahí surge su nombre, porque la palabra salchicha proviene del latín “salsus”, que significa salado o salteado. Este embutido utilizado en nuestra receta de salchichas al vino blanco es muy consumido en toda Europa, sobre todo en muchas fiestas populares.

Secretos para que triunfes con las salchichas al vino

Como todo plato, el éxito de las salchichas frescas al vino depende de la calidad de sus materias primas, por eso siempre es mejor que las salchichas sean frescas y de carnicería y que el vino que utilicemos para cocinar sea de calidad.  

Entre el caldo y el vino puede que te parezca que el líquido sea mucho o que requiera mucho tiempo de cocción. No te preocupes, así tus salchichas al vino no quedarán crudas por dentro. Y un último consejo si a tus comensales no les gusta la cebolla pasa la salsa por la batidora y quedará totalmente disimulada. 

Ya sabes todo lo que tienes que saber sobre cómo hacer salchichas al vino. Coge el delantal y disfruta preparando un guiso muy sabroso con el que sorprenderás a grandes y chicos. Los más peques quizás lo prefieran con patatas fritas, pero el arroz blanco también resultará una muy buena guarnición.