Revuelto de acelgas light

Los revueltos son una forma maravillosa de disfrutar de los huevos y éste es, además, una forma perfecta de cuidar tu línea.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • 100% natural, sabor casero

Cómo hacer Revuelto de acelgas light

  • Sofríe la cebolla hasta que esté transparente. Añade el ajo y, cuando empiece a dorarse, añade la acelga, el caldo, el perejil y revuelve hasta que esté todo bien mezclado. Sazona al gusto con sal, pi

    PASO 1

    Sofríe la cebolla hasta que esté transparente. Añade el ajo y, cuando empiece a dorarse, añade la acelga, el caldo, el perejil y revuelve hasta que esté todo bien mezclado. Sazona al gusto con sal, pimienta y queso rallado.

  • Añade 4 huevos batidos y remueve en la sartén hasta que empiecen a cuajar.

    PASO 2

    Añade 4 huevos batidos y remueve en la sartén hasta que empiecen a cuajar.

  • Sirve la preparación en cazuelitas individuales o platos hondos. Dispón un huevo encima de cada unidad y cuece hasta que las clara esté blancas.

    PASO 3

    Sirve la preparación en cazuelitas individuales o platos hondos. Dispón un huevo encima de cada unidad y cuece hasta que las clara esté blancas.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Revuelto de acelgas light

El Truco: aprovecha al máximo la verdura

Las coles, coliflores brócoles, acelgas y berzas son verduras muy versátiles y de les cuales todo se aprovecha. Los tallos de la col, la berza y la acelga se prestan a ser guisadas y salteadas, sus hojas hervidas o en sopas… Con los troncos de coles y coliflores podemos elaborar cremas o aromatizar caldos. Además, las partes más duras se conservan muy bien congeladas. Aprovechemos su temporada y disfrutemos de ellas todo el año.
 

De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

¿Que estás en plena operación bikini? Este plato te ayudará a superarla con éxito.

Se prepara rapidísimo y, aunque muchos piensan que las acelgas son sosas, ¡es un plato muy sabroso!

Atrévete con él. Y aunque sea ligero y probablemente estés a dieta… ¡no te resistas a mojar una rebanadita de pan!

Puedes hacer un plato muy parecido con espinacas frescas. Sígue los mismos pasos y verás. Solo ten en cuenta que el sabor de la espinaca es un poco más intenso que el de la acelga.