Emplatado con producto potaje de vigilia

Potaje de vigilia

()

El potaje de vigilia es una receta que no puede faltar en Semana Santa. Pero, ¿sabes cómo prepararla de una forma exquisita?

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pescado 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Potaje de vigilia

  • Paso 1 potaje de vigilia

    La receta de potaje de vigilia es un clásico en la cocina española cuando llega la Semana Santa. ¿En qué consiste? Bien, pues como muchas cosas en nuestra gastronomía de una tradición. Durante la Cuaresma, esos cuarenta días que pasan desde Carnaval a Semana Santa, estaba la ‘vigilia’, es decir, la prohibición de comer carne.

    Entonces, llegó el ingenio de la gente en la cocina y en vez de usar carne en los potajes le pusieron al protagonista de hoy: sí, el bacalao. ¡Y está buenísimo! ¿Lo empezamos a hacer?

    Para empezar esta receta de potaje de vigilia, primero calienta en una cazuela baja aceite. Fríe una rebanada de pan, deja que se tueste por los dos lados y retírala. Ahora echa a esa cazuela cebolla que habrás cortado bien picadita. Suma dos ajos enteros y sin pelar y cocina todo junto durante 10 minutos. Añade un tomate maduro rallado y da vueltas para mezclarlo todo bien. Cocina durante 10 minutos más.

  • Paso 2 potaje de vigilia

    Es el momento de añadir a la cazuela los garbanzos. En esta ocasión, para ahorrarnos tiempo, usamos garbanzos de bote ya cocidos. No obstante, si quieres hacerlos con secos recuerda que debes ponerlos en remojo la noche anterior y cocerlos al día siguiente durante unas dos horas.

    Le ponemos una hoja de laurel, que es ideal para platos que hacemos a fuego lento-medio para que suelte su sabor, y cubrimos con Caldo Casero de Pescado 100% Natural Gallina Blanca. A los 5 minutos, cuando veas que empieza a hervir, añade las espinacas limpias y troceadas. Deja cocinar durante 15 minutos y, mientras, retira solo los ajos de la olla.

  • Paso 3 potaje de vigilia


    ¿Qué vamos a hacer con los ajos que hemos retirado? ¡Una buenísima picada! Agarra un mortero y pon ahí el pan tostado, los ajos ahora sí pelados, pimentón y comino. Con el mazo machaca hasta que te quede todo aplastadido. Después, echa esta picada a la cazuela.

    A esta receta solo nos queda añadir el bacalao desmigado, incorporándolo trozo a trozo a la cazuela. ¡Dale vueltas! Cuando veas que se ha hecho, ¡lo tienes listo! Sirve con huevo duro rallado en cada plato, es el condimento perfecto. ¡Disfrútalo!

    ¿Quieres más recetas? Lánzate a preparar este potaje de garbanzos con chorizo o esta variedad de
    potaje de garbanzos con bacalao. No te olvides de esta receta de potaje de garbanzos con acelgas o este clásico potaje de garbanzos.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Potaje de vigilia

Añade unas gotas de vinagre o zumo de limón a la picada para que el punto ácido le dé un toque ligero y fresco al potaje.

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana