Conejo con caracoles

(8)
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

El conejo con caracoles es un plato muy típico de la cocina catalana. De hecho, es en esta gastronomía donde hay gran variedad de recetas con este molusco: estofados, arroz y conejo con caracoles, "cargols a la llauna"... E incluso se celebran "cargolades", encuentros en el campo o en casas donde el plato principal son los caracoles preparados de muchas formas.  

Hoy nos quedamos con la receta original de conejo con caracoles, este guiso sensacional hecho con conejo troceado, hierbas aromáticas y una picada especial que acaba de ligar el plato con ajo, azafrán, galletas María, piñones, hígado y almendras. Es un plato que también te gustará porque es una receta rápida de preparar y porque a medida que pasan las horas está mucho más rico.  

Como el sabor de la carne de conejo es muy suave, las recetas con conejo permiten acompañarlo de gran variedad de ingredientes como las verduras. Por ejemplo, en la receta de conejo al horno con verduras, todos los ingredientes se realzan para obtener una receta deliciosa. 

Quizás es la primera vez que te animas a cocinar caracoles. Ya sea porque quieres recordar el conejo con caracoles de la abuela o porque te apetece probar a cocinar una receta diferente pero con sabores muy hogareños, con esta receta de conejo con caracoles, ¡lo pasarás en grande! Anímate a cocinar caracoles con esta receta fácil y rápida, con el paso a paso que te mostramos a continuación, te quedará un guiso de rechupete. ¡Vamos allá!  Te enseñamos cómo cocinar conejo para hacer la mejor receta de conejo con caracoles de la abuela. 

Ingredientes para Conejo con caracoles

Cómo hacer Conejo con caracoles

  • Limpia el conejo y corta en 12 trozos. Pela el diente de ajo y pica el perejil. Calienta la mitad del aceite en una cazuela, mientras, sazona con Avecrem y enharina el conejo. Cuando el aceite esté ca

    Para preparar esta receta de conejo con caracoles, empezamos a cocinar el conejo. Primero, limpia el conejo y córtalo en 12 trozos, sazónalo con Avecrem y enharinalo, así ya lo tendremos listo para ponerlo en la sartén. Paralelamente, pela el diente de ajo y pica el perejil. Entonces, calienta la mitad del aceite en una cazuela. Cuando el aceite esté caliente, fríe el conejo hasta que tome color dorado, junto con el ajo. 

  • A continuación añade la cebolla en trozos y deja rehogar junto con el atadillo de hierbas. Una vez dorada la cebolla, echa el Tomate Frito Gallina Blanca. Remueve todo y añade el vino rancio y el anís. Deja evaporar. Cuece a fuego vivo hasta que el líquido reduzca. Moja con un cucharón de caldo hasta que cubra los trozos de conejo. Tapa la cazuela, baja el fuego y cuece lentamente durante 20 minutos. 

  • Cuece a fuego vivo hasta que el líquido reduzca. Moja con un cucharón de  caldo hasta que cubra los trozos de conejo. Tapa la cazuela, baja el fuego y cuece lentamente durante 20 minutos.

    El tercer paso es clave para la correcta elaboración de la receta de conejo con caracoles. Mientras estamos preparando el conejo, vas a calentar el aceite restante en una sartén y a freír el hígado del conejo durante unos 5 minutos. Por otro lado, vamos a preparar la picada. En el mortero, pica un majado con el ajo, unas hebras de azafrán, las galletas María, los piñones, el hígado y las almendras. 

  • Cuando tengas tu picada, puedes hacer el siguiente truco: Diluye el conjunto con unas cucharadas del jugo de cocción del guiso para que se mezcle bien cuando lo añadas a la cazuela. Cuando lo tengas listo, ya lo puedes echar. En este momento ya puedes agregar también los caracoles. Aprovecha este paso para rectificar con Avecrem y ya lo puedes dejar cocer durante 15 minutos más a fuego suave, hasta que el conejo esté muy tierno. Por último, retira el atadillo de hierbas y espolvorea con perejil picado. ¡Y listo! Asegúrate de servirlo bien caliente y a disfrutar. 

Valora esta receta

Consejos para cocinar Conejo con caracoles

¿Sabes cuál es el secreto para hacer una buena receta de guiso? Hacer una buena picada marcará la diferencia tanto en sabor como textura de una infinidad de platos, empezando por este. Como has visto, en esta receta se utiliza la picada, una de las bases esenciales y particulares de la cocina catalana. No se podría decir que es una salsa sino más bien una técnica culinaria que se basa en picar ciertos ingredientes en un mortero para añadirlos a la cocción del plato. Su principal utilidad es para acabar de ligar una salsa o jugo y dar el toque final al plato. Este paso resulta esencial en multitud de recetas de conejo, así que asegúrate de no saltártelo. Ya verás cómo marca la diferencia.  

 

alt=

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios