Alitas de pollo adobadas

Si tenemos que elegir un aperitivo rico, delicioso y fácil se nos ocurren muchos, no podemos mentir, tenemos todo un recetario. Pero, sí que viene a nuestras cabezas las alitas adobadas. Sabrosísimas gracias a la mezcla de especias que usamos para hacer el adobo, conseguimos un plato muy apetitoso.Ver más...

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Avecrem Caldo de Pollo

    Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Alitas de pollo adobadas

  • Primer paso alitas de pollo adobas

    PASO 1

    Para hacer unas deliciosas alitas de pollo adobadas, comienza con la parte más importante de esta receta: el adobo. Pon las alitas en una fuente grande, lo suficiente como para que te quepan todas las alitas en ella. Una vez puestas las alitas en la fuente, añade el comino y el pimentón, junto co n la pimienta negra y el orégano. Cuando tengas todas estas especias en la carne, añade en una taza un chorro de aceite de oliva virgen extra y un poquito de vinagre. Bate con un tenedor hasta conseguir un líquido más o menos homogéneo y de color marrón muy oscuro, dando como resultado una vinagreta. Desmenuza en esta vinagreta la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo y vuelve a batir para distribuir bien el sabor en la vinagreta. Una vez lista, baña con ella todas las alitas, tápalas con papel film y a la nevera. Deja que reposen toda la noche para que se vayan absorbiendo todos los sabores y aromas en la carne del pollo.

  • Segundo paso alitas de pollo adobadas

    PASO 2

    Una vez pasada la noche es tiempo de dejar fritas tus alas de pollo adobadas. Para ello, si no dispones de freidora, pon en una cazuela suficiente aceite para freír. Mientras el aceite se calienta, ve albardando con la maicena las alitas de pollo adobadas

  • Tercer paso alitas de pollo adobadas

    PASO 3

    Si quieres saber cómo freír las alitas de pollo adobadas, tendrás que esperar a que el aceite esté bien, bien caliente. Cuando eche un poquito de humillo, y a fuego fuerte, incorpora las alitas de pollo adobadas.

Valora esta receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

¡Y tienes permiso para comer con las manos!

Además, lo bueno de esta receta es que puedes aprovechar el adobo no sólo para preparar unas alitas adobadas, ¡sino también para hacer unas costillas fritas en adobo riquísimas!
 

Cuando la maicena se vuelva dorada, crujiente, y deliciosamente tentodora, puedes ir sacando las alitas de pollo. Pásalas por un papel absorbente y, ¡listas para comer!