Albóndigas en salsa de almendras

Estas albóndigas en salsa de almendras son ricas, sencillas e ideales para todos. La salsa de almendras, muchas veces, se usa en platos asiáticos, pero aquí estamos para descubrirte las recetas más deliciosas, ¡como estas!

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • 100% natural, sabor casero

Cómo hacer Albóndigas en salsa de almendras

  • Primer paso albondigas en salsa de albóndigas

    PASO 1

    El truco para un buen guiso de albóndigas es la salsa. En este caso, te traemos una deliciosa receta de albóndigas en salsa de almendras. Esta receta no es para nada complicada, aunque sí es laboriosa. Ya sabes, mezclar las carnes y otros ingredientes para tener la base de las albóndigas, darles la forma redondita, enharinarlas, freírlas y la sala. Pero bueno, quién algo quiere, algo le cuesta. Para empezar con tus albóndigas en salsa de almendras, coge un buen cuchillo y una tabla de cortar porque lo primero es picar la cebolla y uno de los dientes de ajo. Pícalos muy, muy finos. Esto es importante, porque anda que no es desagradable encontrarse un trozo grande de ajo o cebolla en la masa de las albóndigas. A más finito, mejor. Más fácil se puede integrar en la masa más adelante. Pon la cebolla, el ajo y las carnes picadas de cerdo y ternera en un bol y con tus manitas bien limpias, ponte a mezclar todos los ingredientes para conseguir una masa homogénea. Como la carne es bastante dura de trabajar, te recomendamos que añadas algo de vino para ablandar un poco la mezcla, junto con la leche, el pan rallado y un pellizquito de sal y otro de pimienta negra molida. Mezcla todo bien e intenta que quede una masa lo mejor integrada posible, de un color rosado claro, lo que nos demuestra que estará bien mezclado.

  • Segundo paso albondigas en salsa de almendras

    PASO 2

    Ahora, toca enharinar tus albóndigas, a la vez que les vas dando forma. Lo ideal es que no sean excesivamente grandes, del tamaño de un bocado. Aunque para todo hay gustos, y hay gente a la que le encantan los abondigones. Una vez tengas la forma bien hecha, pásalas por harina y fríelas en aceite de oliva virgen extra hasta que estén bien doradas. Resérvalas porque ahora vamos a aprender una riquísima salsa de almendras fácil y sencilla para tus albóndigas.

  • Tercer paso albondigas en salsa de almendras

    PASO 3

    Para empezar fríe el diente de ajo que queda con las almendras sin triturar y el pan. Una vez estén las almendras bien doraditas y el pan tostado. Cuando todo esté bien cocinado, vierte 200 mililitros del Caldo Casero de Pollo, con una pizca de sal y pimienta, y ahora a triturar todo con una minipimer. Con esto, conseguirás una riquísima salsa de almendras para tus albóndigas. Pero, antes de dar por terminada estas almendras en salsa de almendras y cebolla, pon en un cazo las albóndigas, la mezcla triturada y el resto de Caldo Casero de Pollo y deja que todo se cueza a fuego medio durante 10 ó 13 minutos. Esto hará que la salsa vaya espesando, dando como resultado un riquísimo plato de albóndigas en salsa de almendras. Y listo, ya sólo queda rectificar, si hiciese falta, en sal y pimienta. Sólo queda emplatar caliente, y ya puedes disfrutar de esta rica receta de albóndigas en salsa de almendras.

Valora esta receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Nada complicado, ¿verdad? La salsa de almendras es superversátil. Podrás usarla tanto en albóndigas como para hacer unas riquísimas pechugas en salsa, o una paletilla de cordera asada con un toque de esta salsa es un plato delicioso. La imaginación marca el límite.