Salmorejo

(2)
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Si estás buscando una receta refrescante y deliciosa para disfrutar en los días calurosos de verano, no puedes dejar de probar este exquisito Salmorejo. Originario de la hermosa ciudad de Córdoba, este plato tradicional ha conquistado el paladar de muchas generaciones gracias a su sabor único y su textura suave y cremosa. Cuando las temperaturas empiezan a subir… ¡este plato se convierte en el preferido por muchos! Y es que su frescura y combinación de sabores hacen que sea ideal para combatir el calor. 

El salmorejo es una de esas recetas familiares que se ha transmitido de generación en generación, y hoy te enseñaremos cómo hacerlo para que puedas disfrutarlo en cualquier ocasión. Esta sopa fría es de las más tradicionales de nuestra gastronomía y es una de esas recetas de verano que no puede faltar en la mesa. Y no importa si decides disfrutarlo como plato principal en tus comidas o como un entrante refrescante en tus almuerzos: el salmorejo siempre será un acierto seguro para tus reuniones con familiares o amigos. Ya sea que lo prepares siguiendo la receta clásica del salmorejo cordobés o utilices la comodidad de una Thermomix, te garantizamos que esta delicia te conquistará desde que la huelas. Además, es una preparación humilde y sencilla, elaborada con pocos ingredientes básicos y económicos. Lleva tomate, ajo, pan, vinagre, aceite y sal y el resultado es una explosión de sabor en cada cucharada.  

¡Transpórtate a la cocina de la abuela con esta receta y deléitate con el sabor de nuestra gastronomía!  

Ingredientes de salmorejo

Por la similitud de sus ingredientes a veces se confunden el salmorejo y el gazpacho, pero la verdad es que son distintos, principalmente, en cuanto a textura. El salmorejo es mucho más cremoso, parecido a un puré, mientras que el gazpacho tiene una consistencia más líquida y nos recuerda a una sopa. Esto se debe a que la receta de salmorejo cordobés no lleva agua y sí una mayor proporción de pan, a poder ser del día anterior, y aceite de oliva, que son los culpables de dar al salmorejo su consistencia tan característica. 

Otros ingredientes del salmorejo son el tomate y el ajo. Para que este último no se repita ni pique un buen truco está en eliminar el tallo verde que hay en su interior antes de añadirlo a la receta de salmorejo.

Ingredientes para Salmorejo

Cómo hacer Salmorejo

  • Cómo preparar Salmorejo- Paso 1

    Como cualquier receta, tienes que comenzar preparando los ingredientes para tu delicioso Salmorejo. Lava los tomates y trocéalos. Pela el ajo. Luego, colócalos en el vaso de la batidora junto con el pan, el aceite de oliva y el vinagre. Para potenciar aún más el sabor, añade 1 pastilla desmenuzada de Avecrem Dúo de Tomate. Estos ingredientes serán la base perfecta para tu sopa fría, una receta fácil y rápida con la que sorprender a tus invitados. 

  • Cómo preparar Salmorejo- Paso 2

    Una vez que todos los ingredientes estén en el vaso de la batidora, mézclalos bien para que se integren los sabores y tritúralos hasta conseguir una mezcla homogénea. Verás cómo se forma una sopa espesa y que huele de maravilla. Si prefieres una consistencia más ligera, este es el momento de añadir un poco de agua para aligerarla e ir ajustándola a tu gusto personal. 

  • Cómo preparar Salmorejo- Paso 3

    Mientras el salmorejo adquiere su textura perfecta, es momento de que te ocupes de los huevos. Pon a hervir 4 huevos en agua durante aproximadamente 10 minutos. Una vez que estén cocidos, enfríalos (así te será más fácil pelarlos), pélalos con cuidado y córtalos en gajos pequeños. Estos gajos de pequeño tamaño, serán un maravilloso acompañamiento que te ayudará a realzar todavía más el sabor del salmorejo. 

  • Ahora es el momento de continuar con los ingredientes que le darán textura y sabor a tu plato. Cortando el jamón en tiras finas, conseguirás añadir un toque de salado a cada cucharada de salmorejo. Corta también las rebanadas de pan en tiras gruesas y tuéstalas en el horno hasta que adquieran un precioso color dorado. Estos picatostes crujientes y saludables le añadirán un contraste de texturas al plato. 

  • Y ahora llega el mejor momento: montar y servir tu salmorejo para disfrutarlo. En cada plato, coloca unos gajos de huevo previamente cortados, añade algunas tiras de jamón y unos cuantos picatostes tostados. Luego, sirve el salmorejo alrededor de esta presentación, asegurándote siempre de que esté muy frío, ya que es la mejor manera de comerlo. Este paso final, hará que la presentación de tu plato sea toda una experiencia para los comensales. Y por último… ¡a disfrutar!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Salmorejo

El mayor problema del ajo, y lo único que puede darle mala prensa, es que acostumbra a repetir. Pero evitar ese problema es relativamente sencillo: debes eliminar el germen de su interior. Es decir, que para que el ajo no se te repita, deberás eliminar el brote verde que tiene en el centro. Una vez hayas pelado el ajo, puedes cortarlo por la mitad longitudinalmente hasta dar con el germen en el centro. Retíralo con cuidado utilizando la punta de un cuchillo o simplemente córtalo en diagonal para eliminarlo por completo. Así eliminarás en gran medida las posibilidades de que el ajo te repita después de haberlo comido. Con este truco, ya estás listo para disfrutar de todas las recetas con verduras que quieras, ¡sin preocuparte por las molestias de después! 

Truco destacado de la receta

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 


 

 

 

*Campos obligatorios