Moussaka fácil

La moussaka la identificamos principalmente como un plato de la cocina griega, donde la hacen con carne de cordero como uno de los principales ingredientes, ya que es la versión más reconocida en el mundo gastronómico.Ver más...

  • > 60 min
  • Fácil
  • 4 personas
Moussaka fácil

Ingredientes

Cómo hacer Moussaka fácil

  • Cómo preparar Moussaka fácil- Paso 1

    PASO 1

    Cortar las berenjenas transversalmente. Las salamos y dejamos reposar media hora. Cortar las patatas en rodajas.

  • Cómo preparar Moussaka fácil- Paso 2

    PASO 2

    Las freímos en aceite de oliva. Reservar sobre papel absorbente. Hacer lo mismo que con las berenjenas. Reservar. Preparar Mi Salsa Bechamel Gallina Blanca.

  • Cómo preparar Moussaka fácil- Paso 3

    PASO 3

    Colocar en las cazuelitas de barro los ingredientes por capas. Primero las patatas, después las berenjenas y seguidamente el RAGÚ Gallina Blanca, Repetir el proceso. Poner por encima la salsa bechamel Gb y el queso. Cocinar en el horno durante 15 minutos a 180º hasta que estén gratinadas.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Moussaka fácil

Si bien nuestra moussaka fácil es un plato muy saludable, aún puedes hacer que resulte mucho más ligera. Para ello no frías las berenjenas, hazlas a la plancha. Puede que pienses que quedarán menos jugosas, pero como se acompañan de la salsa de tomate, queso y de la bechamel el resultado es igual de rico.

berenjenas a la plancha
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Pero a pesar de que también la receta de musaka es un plato muy tradicional en muchos países de los Balcanes, en Bosnia, Serbia, Rumania y Bulgaria la preparan con patatas y no con berenjenas, su origen está en el mundo árabe. En estos países, a diferencia de los casos anteriores no lleva carne, ya que no es más que una ensalada a base de tomates y berenjenas cocidas. 

La versión de la mussaka griega que te proponemos aquí solo lleva carne en la Gran Ragú de Gallina Blanca, una salsa boloñesa muy rica. Es una moussaka original, muy fácil de hacer y tan sabrosa como saludable. Nuestra receta de musaka fácil lleva muy pocos ingredientes, pero si te apetece puedes agregarle más: los champiñones y calabacines funcionan muy bien. Además es una opción ideal para cuando no quieres pasar mucho tiempo entre fogones, porque la puedes preparar el día anterior y así disfrutar de la moussaka con tranquilidad y sin prisas.

La berenjena, una hortaliza muy saludable

La berenjena es tan saludable como antigua, se estima que su cultivo data de hace 4.000 años y que es originaria de Asia, más concretamente de la India. Cuando se habla de propiedades y aportes de un alimento, generalmente los datos o características tienen que ver con su estado crudo. Evidentemente, en la cocción y en un plato acompañado por otros ingredientes, esos valores suelen verse alterados. Preparada de manera sobria es de muy fácil digestión y favorece el funcionamiento de órganos como el hígado y la vesícula.  

Algunos estudios del Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos han identificado en la berenjena elevados niveles de antioxidantes que son muy útiles a la hora de ayudar a disminuir los niveles de colesterol. Por este motivo la berenjena se ha convertido en una hortaliza muy recomendable para la prevención y recuperación de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y del cáncer.

Si bien no se destaca por la presencia de un nutriente concreto, la berenjena sí es muy rica en una gran variedad de vitaminas, como la C, K y B6. Y también aporta diversos minerales como potasio, manganeso, fósforo, cobre, tiamina, niacina, magnesio, ácido pantoténico, ácido fólico, y fibras.

Maneras de cocinar las berenjenas

Las berenjenas son muy versátiles en la cocina, se pueden hacer rellenas, rebozadas, a las brasas, gratinadas, utilizarlas en sofritos, pistos o como ingredientes de platos tradicionales. Por ejemplo, la famosa escalivada catalana y, por supuesto, en la moussaka que te presentamos. A la hora de elegirlas es preferible decantarse por las que no son demasiadas grandes, las de una longitud similar a la del pepino están muy bien, ya que las más grandes suelen tener más semillas, una piel más dura que dificulta su cocción y, sobre todo, un sabor más amargo. De todas maneras, para optimizar el sabor de las berenjenas es necesario quitarles o reducirles ese punto amargo que las caracterizan.

Quitárselo es muy sencillo. Una vez cortada la berenjena en rodajas, como la preparamos para esta moussaka de carne o también para una musaka de verduras, se debe salar de ambos lados, si es con sal gruesa mejor, y dejarla reposar en un colador durante aproximadamente media hora. Después de ese tiempo verás como se le han formado unas gotitas, es parte de su jugo, ese que le da el sabor amargo poco apetecible. 

Para quitárselo lávalas con agua fría y sécalas con un papel de cocina o un trapo bien limpio antes de cocinarlas. Si las cortas longitudinalmente por la mitad, por ejemplo para hacerlas rellenas, el proceso es el mismo; solo que antes de ponerle sal, hazle varios cortes profundos para que la sal pueda penetrar y así hacer expulsar ese jugo que no se encuentra tan cerca del primer corte. 

Como puedes comprobar en nuestra musaka receta fácil no es necesario rebozar las rodajas de berenjenas para freírlas, pero si lo haces, ya sea con huevo y harina o solo con harina, las berenjenas absorberán menos aceite.

Cómo hacer moussaka fácil

Corta la berenjena en rodajas o en láminas longitudinales de no más de un centímetro de grosor, un poquito menos también está bien. Ponles sal a gusto y déjalas en reposo durante 30 minutos. Pela una patata grande y córtala en rodajas, también puede ser en rebanadas longitudinales, pero en cualquier caso un poco más finas que las de berenjenas. Pon a calentar en una sartén aceite de oliva, cuando esté bien caliente fríe las patatas y luego ponlas sobre un plato cubierto con papel de cocina para que se le escurra un poco el aceite. Ahora es el turno de freír las berenjenas y reservarlas también sobre papel de cocina.

Prepara el contenido del sobre de salsa Bechamel Gallina Blanca siguiendo las instrucciones que se encuentran en el sobre, no necesitarás más que un poco de leche y la harás en tres minutos.

En una bandeja para horno, mejor si es de barro, comienza colocando las patatas como la primera capa de la moussaka, luego una segunda de berenjenas y en tercer lugar el contenido de una lata de Gran Ragú Gallina Blanca. Repite la tres capas, de manera que te quede una musaka de berenjenas de seis capas, y cúbrela vertiéndole la salsa bechamel. Ponle el queso para gratinar y, si te apetece, decórala con tomillo fresco. Introduce la moussaka al horno, precalentado a 180ºC, y en quince minutos la tendrás lista para servir. No ha sido nada difícil ¿verdad? Mejor, porque tus invitados seguramente te pedirán que repitas pronto este plato.

Ya sabes cómo hacer musaka, así que ponte el delantal y disfruta cocinando esta receta. ¡Ah! Y si prefieres también puedes prepararla sin carne en una deliciosa moussaka vegana. ¿Te atreves? Seguro que les gustará a todos y tendrán ganas de más. ¡Que aproveche!