higaditos de pollo de siempre

(181)
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes para higaditos de pollo de siempre

Cómo hacer higaditos de pollo de siempre

  • Para la receta de hoy, te traemos un plato de higaditos de pollo que te irán de perlas para conseguir un poco de hierro. Sí que es verdad que puede que a priori esta receta no sea para todo el mundo, pero si le das una oportunidad es muy probable que se convierta en una de tus recetas favoritas. Es probable que hayas escuchado más de una vez que los higaditos de pollo son buenos para la piel, esto es debido a que contienen una gran cantidad de vitamina B2, encargada de producir y reparar los tejidos de la piel. Además, estas partes del pollo también son buenas para la tiroides. Sabemos que todos los alimentos ricos en selenio, como es el caso de los higaditos de pollo, son buenos para la glándula tiroides, ayudándola a mantenerse más saludable gracias al yodo que contienen.

  • Lo ideal es incorporarlos a nuestra dieta de manera regular por ejemplo cada un par de semanas. Piensa que como pasa con todas las carnes, comer mucha cantidad de esta no es saludable y siempre te recomendamos intentar buscar un pollo que tenga un certificado ecológico. Puede que este tipo de carne sea un pelín más cara, pero tu cuerpo te lo acabara agradeciendo al final. De esta forma nos aseguramos que el animal ha sido bien alimentado y no se le han suministrado antibióticos para su engorde. Otra característica relevante a destacar de los higaditos de pollo es que mejoran la visión. Es probable que hayas escuchado que el hígado de pollo mejora la visión y en cierta manera es verdad, de hecho más que mejorarla lo que hace es fomentar que nuestra salud ocular esté en buen estado. Esto sucede porque cuando le damos hígados de pollo a nuestro organismo le damos una alta cantidad de Vitamina A, que es un poderoso protector ocular. Además, también combaten la degeneración macular y cataratas en personas de la tercera edad.

  • Ahora que ya te hemos explicado qué propiedades tienen los higaditos de pollo y porqué deberías comerlos, vamos a por esta fantástica y deliciosa receta. Empieza pelando la cebolla y los dientes de ajo, asegúrate de picarlo todo muy fino. Para el diente de ajo, te sugerimos que lo cortes a láminas muy finitas. Hazte con una cazuela de barro y échale aceite cubriendo el fondo, caliéntalo todo e incorpora la cebolla y el ajo picados. Para esta receta tanto por su idiosincrasia como para mejorar la presentación te proponemos que lo hagas con una cazuela de barro. Deja que en la cazuela se pochen la cebolla y el ajo y ve incorporando los hígados de pollo y las mollejas de pollo previamente troceadas.

  • Finalmente, sal pimienta y rehoga todo durante 3 minutos aproximados a fuego medio bajo. Cuando haya pasado este tiempo será momento de añadir el vino blanco y el perejil que le aportará ese toque aromático que tanto gusta. Cuécelo a fuego lento hasta que el vino reduzca y todo esté frito. Ya tendrás tu receta de hígados de pollo lista, ahora solo queda servirla caliente y a disfrutar. ¿Te ha gustado esta receta de higaditos de pollo?

Valora esta receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana