receta_conejo al ajillo_video_youtube_gallinablanca

Conejo al ajillo

(30)
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

¿Sabes cómo preparar conejo al ajillo? El conejo al ajillo es una receta muy tradicional en la cocina española y lo mejor es que es muy fácil de preparar. Si bien la carne del conejo suele ser un poco seca, cortada en trozos pequeños y cocida con rica salsa durante no mucho tiempo, queda un plato dorado, jugoso y muy sabroso. La presencia del ajo será notable pero no excesiva. Lo cierto es que el conejo tiene una carne magra muy rica en proteínas de alto valor biológico y es baja en contenido de colesterol. En esta receta de conejo al ajillo no tiene ninguna complicación y además se prepara con ingredientes muy simples que más allá de la carne seguro que tienes en la despensa: ajos, tomillo, romero, etc. ¡Vamos a usar unas hierbas que le van a dar un gusto increíble! Este conejo al ajillo es de receta de la abuela. Para las siguientes veces que te apetezca otras recetas de conejo, te dejamos unas sugerencias deliciosas por aquí. Lánzate a cocinar esta receta de conejo al horno con verduras, queda una comida super buena y sana que está lista en poco más de media hora. ¡Porque el tiempo es oro! Te recomendamos también esta receta de conejo al ajillo con patatas fritas, el acompañamiento que más gusta a los pequeños y que quedan de maravilla con esta carne. Por último, para que nunca te quedes sin ideas y siempre encuentres inspiración, descubre todas las recetas de conejo en este recopilatorio que hemos preparado para ti. ¡Conquista paladares!

Ingredientes para Conejo al ajillo

Cómo hacer Conejo al ajillo

  • receta_conejo al ajillo_paso1_gallinablanca

    Para empezar esta receta de conejo al ajillo, deja listos los ingredientes. Déjate a mano 5 dientes de ajo enteros y sin pelar. Simplemente, aplánalos un poco dándole con el lateral del cuchillo sobre una tabla de madera. Corta el conejo a cortavos. Puedes pedir en la carnicería que lo hagan por ti. Cuando lo tengas cortado, dale un gusto exquisito con especias. Espolvorea encima de la carne pimienta negra y comino. Dale la vuelta a los trozos y haz lo mismo con el otro lado, espolvorea las especias.

  • receta_conejo al ajillo_paso2_gallinablanca

    ¡A los fogones que vas a cocinar el conejo al ajillo! Calienta aceite en una cazuela. Echa los dientes de ajo enteros y sin pelar. Sofríelos un poco para que suelten el saborcito. Añade los trozos de conejo a la cazuela. Frielos por ambos lados, dándoles la vuelta continuamente para que se hagan bien. Vas a ir viendo que empiezan a dorarse y cogen un bonito y apetecible color. ¡Esto va a estar buenísimo! También vas a notar que sale un olor muy rico de la cazuela.

  • receta_conejo al ajillo_paso3_gallinablanca

    El secreto para que esta receta de conejo al ajillo sea inolvidable es darle mucho gusto. Por eso vas a incluir hierbas aromáticas que, combinadas, hacen que quede una comida exquisita y con mucho sabor. Mientras le vas dando vuelta y vuelta a los trozos de conejo, echa las hojas de la rama de tomillo y romero y moja con vino blanco. ¡Qué buena pinta está cogiendo este conejo al ajillo!

  • receta_conejo al ajillo_paso4_gallinablanca

    ¡Es el último paso! Añade a la cazuela la pastilla de Avecrem Carne entera, le dará a la receta el mejor sabor de casa. Después, echa el Pisto Casero de Verduras Gallina Blanca que hará que quede una muy jugosa y en la que podrás untar el pan. No hay cosa más buena que cuando puedes acabar un plato rebañándolo bien. Termina la cocción y… ¡lo tienes! Disfruta de una de las más increíbles recetas familiares. Ahora ya sabes cómo preparar conejo al ajillo.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Conejo al ajillo

Si quieres que la carne del conejo al ajillo te quede con un toque crujiente en su exterior pero que mantenga jugosidad en su interior, después de condimentarla y antes de freírla, rebózala en harina. De esta manera, al cocinarla, se formará una pequeña costra exterior que servirá para retener gran parte de los jugos de la carne y, además, ayudará a que los líquidos utilizados en la cocción se liguen mejor en la salsa. Otro truco que te damos es cómo trocear el conejo si no lo hacen en la carnicería. Para hacerlo en octavos, primero corta la cabeza y la cola. Retira las tripas y pártelo por la mitad, de arriba abajo. Separa de cada mitad las patas traseras del lomo y las espalditas de la parte de las costillas, ¡y ya lo tienes listo el conejo al ajillo para cocinar!

 

Truco destacado de la receta

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios