Albóndigas en salsa verde

Es sabrosísima, divertida y redonda. Esta receta de albóndigas en salsa verde tiene todos los ingredientes para triunfar como menú semanal e incluso convertirse en el tupper más envidiado de la oficina. 

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Avecrem Caldo de Pollo

    Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Albóndigas en salsa verde

  • PASO 1

    En primer lugar te explicaremos cómo hacer las albóndigas. Corta muy finamente 1 diente de ajo, 50 g de cebolla y 10 g de perejil (separa antes los tallos de las hojas, forma una pelota con estas y pícalo lo más finamente que puedas sobre la tabla). Mezcla en un bol el ajo, la cebolla y el perejil picados con el huevo, el pan, la carne picada y la pimienta. Amasa bien con las manos hasta que quede una masa homogénea y dale forma de bolitas de unos 3 o 4 centímetros de diámetro. Ten en cuenta que cuando más gordas sean, más costará freírlas, así que no te pases mucho. Fríe las bolitas en 40 ml de aceite de oliva virgen extra y resérvalas sobre un paño de cocina.

  • PASO 2

    Ahora realizaremos la salsa verde. Pica 100 g de cebolla, 2 dientes de ajo y 10 g de perejil y fríelo todo en 45 ml de aceite de oliva durante 5 minutos. Añade una cucharada rasa de harina (15 g) y remueve hasta que comience a tostarse. Incorpora los 20 ml de vino blanco y la hojita de laurel y cocina durante 4 minutos más.

  • PASO 3

    Momento ahora de añadir las bolitas de carne a nuestro sofrito. Desmenuza la pastilla de Avecrem Pollo e incorpora dos vasos de agua. Deja que se cocine todo a fuego suave durante 10 minutos removiendo las albóndigas de vez en cuando para que se cuezan de manera uniforme. Y hasta aquí cómo preparar albóndigas en salsa verde, una de esas recetas ricas y divertidas ideales para disfrutar entre semana y perfectas para llevarse al trabajo en tupper.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Albóndigas en salsa verde

Aunque no lo especificamos en los ingredientes, recomendamos que la carne picada que uses para las albóndigas sea mixta. La combinación de carne magra y grasa le dará un sabor más agradable y una textura más carnosa y consistente, siendo lo ideal usar un 60-80% de carne magra (vacuno) y un 40-20% de carne grasa (cerdo).

Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

En esta ocasión te vamos a sorprender con una receta de albóndigas en salsa verde porque, ¿verdad que pensabas que la salsa verde solo se usaba en pescados, verduras o, como mucho, en platos de pasta? Pues sí, pero no. La salsa verde es, al fin y al cabo, un majado básico de ajo y perejil reducido con harina y vino blanco, una delicia universal capaz de acompañar cualquier cosa, incluyendo, claro está, unas buenas albóndigas de carne.

 

Nos hemos decantado por albóndigas de carne, pero con la salsa también quedan de lujo las albóndigas de bacalao, de merluza o de cualquier otro tipo de pescado.

 

Si bien es bastante fácil preparar unas albóndigas en salsa verde, quizá la parte más compleja de la elaboración podría ser lo relacionado con las texturas, tanto de la carne como de la salsa. Respecto a las albóndigas es fundamental respetar bien la proporción de ingredientes. Por ejemplo, si añadimos poco pan, la consistencia de la albóndiga será blanda y nos costará más hacer las bolitas. Si por el contrario nos excedemos con la cantidad de pan, la masa quedará dura y se podrá resquebrajar durante la cocción. Por eso es importantísimo encontrar el equilibrio… pero no sufras, que para eso estamos aquí. Tan solo asegúrate de usar las cantidades exactas de ingredientes que te marcamos y todo saldrá a pedir de boca.

 

En cuanto a la salsa verde pasa tres cuartos de lo mismo. Para conseguir el punto ideal debemos manejar con exactitud las proporciones. Para esta receta de albóndigas en salsa verde fácil haremos un sofrito de cebolla, ajo y perejil. Después usaremos vino blanco para formar la salsa y la espesaremos con harina. Además, coceremos las albóndigas en la salsa a fuego lento para que unifiquen ambas partes… una auténtica delicia para chuparse los dedos.