sangre encebollada

(15)

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 2 personas

Ingredientes

Cómo hacer sangre encebollada

  • Paso 1 sangre encebollada

    La receta que te vamos a presentar hoy es bastante peculiar, se trata de sangre encebollada es cierto que no a todo el mundo le gustan las recetas de casquería, pero hace unos siglos estos platos eran muy apreciados, ya que era una forma de aprovecharlo todo del animal y además consumir muchas proteínas y minerales como el hierro. Muchas recetas como esta pueden tener un componente cultural que nos choca si somos de fuera del país. Es cierto que en muchos países por ejemplo se comen insectos como saltamontes y chapulines y es un manjar tradicional. En España y otros países la sangre de los animales se usa como un ingrediente más en la cocina. Es cierto que en algunos sitios la sangre es considerada tabú, pero además de España hay otros países en los que esta es considerada un manjar. Hungría, Chile, China, Finlandia, Reino Unido, Polonia, México o España son solo algunos de ellos. Lo más habitual es que la sangre se sirva en combinación con una buena pieza de carne, aunque también se puede utilizar como espesante para salsas, en salazón o para dar sabor a la sopa.

  • Paso 2 sangre encebollada

    También se utiliza la sangre para hacer tapas, guisos y otros productos. Un buen ejemplo de ello son las morcillas, hechas a base de sangre de cerdo coagulada y cocida, y de gran acogida en nuestro país. Si te gusta la carne seguramente te va a encantar esta receta, ya que al final dentro las que son parte de casquería es de las más amables. Al final es como si fuera un embutido más que también se hace con sangre y otras partes del animal como los intestinos. La morcilla por ejemplo es una salchicha hecha cocinando sangre de un animal con un relleno hasta que espesa lo suficiente como para coagular cuando se enfría. Lo más frecuente es usar sangre de cerdo o vaca. Entre los rellenos más habituales para la morcilla encontramos la carne, la grasa, el sebo, el pan, la cebada o la avena. Ahora que ya hemos explicado más usos de la sangre vamos con la receta. Para empezar, es importante que compres la sangre ya cuajada en tu carnicería de confianza, la puedes encontrar de pollo o de vaca que suelen ser las más comunes. A continuación, haz un sofrito con aceite de oliva, el ajo, la cebolla y la hoja de laurel.

  • Paso 3 sangre encebollada

    Para la sangre con cebolla. Cuando el sofrito ya esté en su punto añade la sangre previamente cortada a taquitos y rehógala hasta que cambie completamente de color y se quede de un color amarronado más parecido al de la carne. Sigamos con la sangre frita. A continuación, se salpimenta, se añade el Avecrem Caldo de Carne -30% de sal y el vino blanco, se deja que rompa a hervir y se añade el tomate pelado y cortado a cubitos. Por último, se mezcla todo muy bien y se deja que se haga unos 10 minutos. Y así tan fácil ya tendrás tu sangre encebollada, sírvela caliente con una ensalada o unas patatas y a disfrutar.

Valora esta receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana