Repollo guisado

(7)

¿Quieres sacarle todo el partido a una buena receta de repollo guisado? Pues échale un ojo a ésta, porque te vamos a enseñar a aprovechar todas las vitaminas de esta verdura que, además, ¡te puede dar una cena superligera!

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Repollo guisado

  • Antes de nada, vamos a preparar las verduras. Comenzamos cortando por la mitad la cebolla, quitándole los extremos y haciendo cortes verticales sin cortar completamente esta hortaliza. Una vez hecho esto, córtala lateralmente como si fuese una red. Así conseguiremos trozos pequeñitos, perfectos para hacer un sofrito. Ahora, seguimos con los dientes de ajo. Los pelamos y los picamos en trocitos muy pequeños como hemos hecho con las cebollas. Después de tener estas dos verduras cortadas, lava bien el cuchillo debajo de un chorro de agua fría durante unos 20 segundos para eliminar todo rastro de sabor y aroma de estos dos tubérculos. Continuamos con el apio separando los tallos uno a uno. Hacerlo es supersencillo, sostenemos uno y tiramos de la parte de abajo hasta que se suelte, quedándonos con el un tallo en la mano y lo limpiamos bien con un chorro de agua fresquito. Luego, corta las partes blancas inferiores del tallo para quedarnos solo con toda la rama verde. Pélala con un pelador quitando todos los hilitos que nos puedan molestar a la hora de comer. Y nada, solo queda cortarlo en trocitos muy pequeños, para lo que te aconsejamos que hagas tiras longitudinales haciendo cuatro cortes que nos darán tiras delgadas, que luego cortaremos horizontalmente para tener estos trocitos perfectos para que se cocinen. Y seguimos pelando la manzana, para luego cortar por la mitad, descorazonarla y acabamos cortándola en trozos muy pequeños, aunque si prefieres puedes cortarla con una mandolin o rallarla con un rallador. Finalmente, nos ponemos con el repollo, nuestro ingrediente principal. Primero, quitamos las hojas externas que estén dañadas para pasar a cortarlo por la mitad. Hecho esto, cogemos una de las mitades y la cortamos desde arriba hasta abajo, y de ahí, ¡a hacer tiras finas! Si todo esto te parece muy trabajoso, echa mano de una buena licuadora, mete el repollo y dale caña, se quedará triturado en un plís plás. Ahora sólo queda lavarlo, ¡y listo!

  • Añadimos el aceite de oliva a una sartén y dejamos calentar a fuego medio-alto. Cuando esté bien caliente, agregamos la cebolla y los ajos, dejamos que se doren un poco, y luego añadimos el apio y la manzana y vamos removiendo para que todo se cocine de forma homogénea. Dejamos que todo se rehogue durante 5 minutos o hasta que la cebolla se vuelva translúcida.

  • Ahora, reducimos la intensidad del fuego e incorporamos el repollo. Añadimos la pastilla de Avecrem desmenuzada, la sal, la pimienta y las semillas de hinojo que darán un sabor ligeramente dulce a nuestro guiso y, además, ¡nos ayudarán a digerir mejor esta comida!. Tapamos la sartén y dejamos cocinar a fuego lento durante 30 minutos aproximadamente. Cuando haya pasado esta media hora, cogemos un tenedor y probamos el repollo. Si está blando, ya podemos retirar la sartén del fuego. Puedes servirlo solo o como acompañamiento de, quizás, un poco de carne de cerdo. Y si quieres comértelo solo y que sea un plato algo más fuerte, añade un poco de arroz blanco o de unas patatas asadas. ¡Y listo!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Repollo guisado

Te damos un consejo supersencillo para darle un plus de sabor y de color a esta receta: Pica un poco de perejil y espolvoréalo por encima del repollo guisado. Si no tienes perejil, también puedes utilizar menta. ¡Quedará riquísimo!

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana