Ensalada de achicoria

(16)

¿Eres de los que les gusta probar nuevos sabores? Entonces estamos seguros que esta receta te encantará. Una ensalada de achicoria con queso rallado y un toque picante. Una receta ligera que funciona genial tanto como entrante como acompañamiento.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Ensalada de achicoria

  • Lava las achicoria y sumérgela en agua fría durante al menos 20 minutos.

    PASO 1

    Lava las achicoria y sumérgela en agua fría durante al menos 20 minutos.

  • Saltea el ajo en una sartén, añade la achicoria cortada a trozos no muy grandes, la pastilla de Avecrem Legumbres Estofadas y una pizca de pimienta roja. Cocina en una olla tapada durante 10 minutos.

    PASO 2

    Saltea el ajo en una sartén, añade la achicoria cortada a trozos no muy grandes, la pastilla de Avecrem Legumbres Estofadas y una pizca de chili. Cocina en una olla tapada durante 10 minutos.

  • Cubre con abundante queso de oveja rallado, una pizca de pimienta y termina de cocinarlas durante otros 5 minutos con la olla destapada. Sirve con más queso de oveja rallado.

    PASO 3

    Cubre con abundante queso de oveja rallado, una pizca de pimienta y termina de cocinarlas durante otros 5 minutos con la olla destapada. Sirve con más queso de oveja rallado.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Ensalada de achicoria

El Truco: que tu receta tenga un suave savor a ajo

El ajo es un ingrediente con un sabor muy fuerte. Si no lo cocinamos de forma adecuada puede hacer que su sabor se ponga por encima de los demás. Para que esto no te pase, dora el ajo con el resto de ingredientes y después retíralo. Así te quedará el aceite aromatizado sin que tenga un sabor demasiado fuerte. 

 

Ensalada
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

¿La descubrimos?

Ensalada

Prepara esta deliciosa receta de achicoria, seguro que te gusta tanto que te la apuntas para volverla a preparar. Y es que su  mezcla de sabores y facilidad de preparación la convierten en una receta ideal para los días que no queremos pasarnos mucho tiempo a la cocina pero queremos un plato sabroso y sano en nuestra mesa. ¡Buen provecho!

 

Si usamos esta receta como acompañamiento, nada mejor que sea el complemento de un buen plato de carne o poescado. Por ejemplo, puedes prepararla con estas chuletas de cordero. ¡Tus invitados quedarán impresionados!