Tan rico alimento se expandió por diversas culturas del viejo mundo. Ya en tiempo del antiguo Egipto, el helado se llevaba a la mesa del faraón y se servía en los banquetes en copas de plata. Era una especie de granizada de jugo de fruta casi helada.

Hoy os vamos a enseñar como hacer un biscuit de helado con turrón. Montar con la batidora eléctrica la nata líquida con 250 g de azúcar hasta que quede una nata semimontada. Poner en un bol los 50 g de azúcar restantes con las yemas y batir hasta que quede una masa blanca. Añadir la nata montada.
Trocear el turrón de Jijona y añadir al bol mezclando delicadamente para que no se corte la nata. Ponerlo en un molde alargado y dejar en el congelador durante un día. Poner el chocolate en un recipiente con la mantequilla y el brandy. Fundirlo todo al baño maría. Servir el biscuit helado con el chocolate caliente por encima.

Ver más...

Otra curiosidad del helado es que el helado era muy popular en la antigua Roma, no solo entre el pueblo sino también entre las clases elevadas. A Nerón le encantaba, pero como hombre cauto mandaba hervir el agua antes de introducirla en la ampolla donde luego se elaboraba.
Cabe destacar los españoles jugaron un papel muy importante. Fue el doctor Blas de Villafranca quien en 1550 hizo posible la producción masiva de helados al inventar el medio de congelar la crema, cosa que conseguía añadiendo sal gema al hielo troceado.

Hoy empezaremos mostrándoos como hacer un helado muy original, vamos con un helado de cola. Echar los dos vasos de cola y la leche condensada en el vaso de la batidora y batir. Hay que hacerlo con cuidado y despacito, ya que puede salirse toda la cola por fuera. Montar ligeramente la nata.

Mezclar todo y añadir la cucharadita de extracto de vainilla. Si se quiere. No hace falta echársela, pero le da un toque muy rico. Si se hace con heladera, poner en marcha y hacer el helado según las instrucciones del aparato. Para la mía, a los 45 minutos estaba listo. Si no tenéis heladera, meter en el congelador y remover cada media hora hasta que tenga consistencia cremosita. Si la hacéis para niños, echad la cola sin cafeína, pues sale igual. Si es ligth y sin cafeína también sale buenísimo. ¡Ya veréis!

Además, también os enseñamos a hacer un helado de kiwi y yogur. Se pelan los kiwis, junto con la miel y el zumo de limón se pasa por la batidora hasta obtener un puré fino. Se le agrega el yogur y se vuelve a pasar por la batidora. Se pone la mezcla en un recipiente de vidrio y se mete en el congelador unas 6 horas removiéndolo cada media hora para que quede más cremoso.
Seguimos con un helado de Baileys Para empezar, batir el queso, el azúcar y la esencia de vainilla hasta que quede cremoso, se añade la nata, las yemas y el licor, se bate todo hasta que la mezcla quede ligeramente espesa.

Batir las claras a punto de nieve, se agregan cuidadosamente a la mezcla anterior y se coloca todo en un recipiente poco profundo, se congela hasta que quede firme, batiéndolo de vez en cuando para evitar las cristalizaciones.

Otra opción es hacer un helado de vainilla con reducción de Coca Cola. En un cazo se pone el 1 litro y medio de Coca Cola, dejar cocer, al cabo de casi dos horas, se vuelve jarabe, de unos 10 cl. de volumen. Es un postre resultón para ocasiones especiales al igual, que el helado de vainilla con unas gotas de vinagre de moderna (reducción).

Para seguir vamos con una curiosidad sobre el origen de los helados. El origen de los helados es incierto, pero parece que todo empezó hace miles de años cuando los chinos mezclaban la nieve de las montañas con miel y frutas. Los Califas de Bagdad (sí, donde las Mil y una noches y Alí Babá) también mezclaban la nieve con zumos de frutas en lo que ellos llamaban Sharbets. Fue Marco Polo el que los introdujo en Europa en el siglo XIII a raíz de uno de sus viajes. De hecho, si te lo preguntas: Sí. Los polos reciben su nombre en homenaje a este personaje.

En aquel entonces su preparación era muy complicada, ya que se derretían con facilidad y no disponían de refrigeradores, por lo que solo la nobleza podía disfrutar de los helados. Pagaban a portadores para subir a las montañas a coger nieve y las almacenaban en casa en pozos profundos que tapaban con paja. Esperemos que hayas disfrutado mucho estas recetas de helados que te serán ideales para el verano y realmente para cualquier época del año, si quieres conocer más recetas no dudes es mirar estas de platos con melón, recetas para la thermomix, recetas de pasteles y flanes.