Tiramisú exprés

Uno de los postres más conocidos de Italia es el tiramisú. La receta clásica se prepara con bizcochos de soletilla, huevos, azúcar, queso mascarpone, café y cacao. Aunque su elaboración no es muy compleja sí que implica algo de tiempo,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Tiramisú exprés

  • Moja los bizcochos en el café después de haberlos cortado por la mitad según la medida de los vasitos en los que montarás en tiramisú. Pon las galletas en vertical, a fin de cubrir toda la superficie

    PASO 1

    Moja los bizcochos en el café después de haberlos cortado por la mitad según la medida de los vasitos en los que montarás en tiramisú. Pon las galletas en vertical, a fin de cubrir toda la superficie del vaso.

  • Monta la nata con un poco de azúcar en polvo y con la ayuda de una manga pastelera rellena los vasitos.

    PASO 2

    Monta la nata con un poco de azúcar en polvo y con la ayuda de una manga pastelera rellena los vasitos.

  • Espolvorea el tiramisú con el cacao y la canela en polvo y sirve frío.

    PASO 3

    Espolvorea el tiramisú con el cacao y la canela en polvo y sirve frío.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Tiramisú exprés

El Truco: mezclar el cacao y la canela

Antes de montar el tiramisú y espolvorear este rico postre, mezcla la canela con el cacao, de esta manera los ingredientes quedarán bien ligados y resultará más agradable a la hora de comer. 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

por eso te presentamos una manera exprés de hacer este postre. Una receta idónea para aquellas cenas improvisadas y para aquellos que no se quieren complicar sin renunciar a un rico dulce.

Para hacerlo se sustituye el queso y los huevos por la nata montada, con la que rellenaremos los vasitos de postre forrados previamente con los bizcochitos mojados en café. Al final solo cabrá espolvorear con canela y cacao. ¡Fácil y delicioso!

En su origen el tiramisú era un postre que solo se lo podían permitir los burgueses y aristócratas de Italia. Por suerte, se democratizó y ahora podemos elaborarlo incluso de otras maneras, por ejemplo, con frutas. ¡Pruébalo!