Crema bavaresa de dos colores

Que sea rápido y que sea fácil. Seguramente esto es lo que esperáis de un buen postre, ¿no? Pues estáis de enhorabuena, porque este postre reúne todos estos requisitos. Es una crema de dos colores, con fresas y nata, tan fácil de preparar que os sorprenderá que pueda ser tan deliciosa.Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Crema bavaresa de dos colores

  • Lava las fresas y córtalas

    PASO 1

    Lava las fresas y córtalas en trozos pequeños.

  • Cuece las fresas unos minutos

    PASO 2

    Cuece las fresas en una cacerola con el azúcar durante 5 min. Añade la hierbabuena picada y remueve.

  • PASO 3

    Mezcla bien y añade una cucharadita de agar-agar. Cocina durante otros 3 minutos, procurando que quede bien disuleto el agar-agar.

  • Monta la nata

    PASO 4

    Monta la nata y repártela en dos cuencos. En uno, mezcla las fresas calientes con la nata y deje enfriar. Rellena por la mitad los vasos individuales con la crema de fresa. En el otro cuenco, mezcla la nata con el jugo de limón y el azúcar en el que habrás disuelto la segunda cucharadita de agar-agar. Completa los vasos con esta meazcla y ponlos en la nevera para que cuajen antes de servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema bavaresa de dos colores

Que sea rápido y que sea fácil. Seguramente esto es lo que esperáis de un buen postre, ¿no? Pues estáis de enhorabuena, porque este postre reúne todos estos requisitos. Es una crema de dos colores, con fresas y nata, tan fácil de preparar que os sorprenderá que pueda ser tan deliciosa. Si os apetece, podéis acompañarla con unas galletas o unos barquillos para lograr que el postre sea completo. En este caso, además, ¡podríais incluso usarlo como merienda!

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Si os apetece, podéis acompañarla con unas galletas o unos barquillos para lograr que el postre sea completo. En este caso, además, ¡podríais incluso usarlo como merienda!

Y después de degustar un postre tan delicioso, ¿qué más podemos pedir? Pues un buen café para disfrutar de la digestión como nos merecemos. ¡Que aproveche!