Una salsa para postres

Si quieres servir dulces como las torrijas o pastas de té con alguna salsa, ¡es muy fácil! Pon una copa de vino tinto al fuego con canela, cáscara de limón, cáscara de naranja y dos cucharadas soperas de azúcar y deja reducir hasta que quede un jarabe denso. ¡Ya tienes el compañero perfecto!

Valora este truco