La textura característica de las mousses nos llena la boca e inundan el paladar con una explosión de sabores. Las puedes preparar dulces o saldas, pero lo más importante es que queden bien esponjosas. Aquí encontrarás la receta de mousse que buscas, y seguro que triunfarás.

Par empezar hagámoslo con un básico: La mousse de limón. Este es un postre riquísimo y muy refrescante, que triunfa tanto entre los pequeños como entre los mayores. Además, no es nada pesado, por lo que resulta ideal como colofón tras una comida copiosa. Quizás de entrada te parezca que preparar una receta de mousse es algo complicado. ¡Nada más lejos de la realidad! 

Ver más...

Primero bate bien todos los ingredientes. Si quieres que te quede más cremoso puedes batir la nata por separado, hasta que esté montada y añadirlo al resto de ingredientes batidos, con suaves movimientos envolventes para que no se baje. Reparte la crema preparada en un recipiente grande o en recipientes individuales. Por último, pon la crema en el frigorífico y déjala enfriar.

Eso sí, luego deberás tener un poco de paciencia para saborearla, porque necesita reposar como mínimo dos horas en el congelador antes de servirla. Prueba a prepararla la próxima vez que tengas invitados. ¡Seguro que te felicitan por el resultado! A la hora de servir la receta de mousse de limón, decórala con unos trocitos de cáscara de limón, unas hojitas de menta o unos frutos del bosque. ¡Te quedará espectacular!
Como has visto la receta de mousse es muy fácil de preparar y sirve para todas las ocasiones. Aquí te dejamos más recetas para meriendas, recetas con chocolate, recetas con coco o recetas con mango. ¡Seguro que te encantan!