Las rosquillas son un dulce que podemos encontrar frito o hecho al horno. Hay distintas variantes de rosquillas dependiendo de la masa utilizada, desde hojaldre a una masa más esponjosa entre otras.

Eso sí, siempre tiene forma redondeada, de ahí su nombre. Es un dulce que solemos tomar en semana santa para festejar de la manera más dulce. Y tenemos la gran suerte de poderlas encontrar con distintos acabados para todos los gustos. Tenemos rosquillas tontas que son las más básicas y las más antiguas.

Ver más...

No tienen ningún acabado extra y suelen tener un poco de anís. También hay rosquillas listas que llevan una capa de azúcar glas. Las rosquillas de santa clara están bañadas en huevo y se cubren con un merengue seco de color blanco. O las rosquillas francesas que se rebozan en almendra picada. Y las rosquillas ciegas que no tienen agujero en el medio. Como podéis ver hay distintos tipos de elaboraciones de rosquillas teniendo en cuenta su cocinado, la masa utilizada y el acabado. ¿Tú con cuál te quedas? Puedes ir probando todas las variantes y quedarte con la que te guste más.

Si te has quedado con más ganas de dulce y te apetece probar otras recetas y elaboraciones siguiendo el toque dulce de las rosquillas, puedes aprender nuestras recetas de cookies y galletas o nuestras recetas de pasteles. O si quieres seguir cocinando pero probando otro tipo de platos para variar un poco, no dejes de visitar nuestras recetas de primavera y se un gran chef y aprende cómo hacer buñuelos.

Receta destacada

Rosquillas Caseras

(572)

Las rosquillas caseras son de esos dulces que nos transportan a nuestra infancia. Tradicionalmente, en muchas zonas de España se comen por Semana Santa, Ver Receta...

Ingredientes

  • 500 g de harina de repostería
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar
  • una tacita (de café) de aceite de oliva
  • 0,5 copita de anís
  • 1 limón (la ralladura)
  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Recetas de rosquillas caseras

Las rosquillas son una receta tradicional de nuestra cocina. Muchas veces dejamos de lado la cocina tradicional para meternos de lleno en la cocina de vanguardia o en recetas extranjeras para probar cosas distintas.

Pero cuando viajamos por nuestro país y degustamos las deliciosas recetas tradicionales de cada ciudad o pueblo nos volvemos a enamorar de nuestra cocina tradicional. Las rosquillas son una de estas recetas que seguramente nunca has pensado en hacer en casa pero que estamos seguros que a la que aprendas a cocinarlas, no podrás dejar de hacerlo.

Podemos comerlas siempre y no solo en semana santa. Antes de empezar a preparar esta deliciosa receta tenemos que decidir qué tipo de cocinado nos gusta más. Si las quieres un poco más ligeras te recomendamos que prepares las rosquillas al horno. En el momento de preparar la masa también puedes decidir si quieres darle un toque anisado o si por el contrario prefieres otro tipo de aderezo como la leche o otro tipo de licor.

Es una receta fácil que puedes preparar en casa con la ayuda de tus hijos y pasar un rato divertido cocinando y después compartir las rosquillas con un vaso de leche durante la merienda. Además necesitas muy pocos ingredientes. Las rosquillas se preparan con azúcar, huevo, harina y aceite. Ingredientes económicos y que siempre tenemos en casa. Y si has preparado muchas y te sobran. las puedes guardar en una caja metálica o un pote de cristal y estarán perfectas durante dos semanas más o menos.

Recetas de rosquillas de anís

Las recetas de repostería tradicional en España es muy extensa, desde los churros, al roscón de reyes, a los panellets… Y a las rosquillas. Las rosquillas de anís son una receta clásica que seguro que nos recuerda a nuestros abuelos o a viajes familiares en semana santa por pueblos de España.

Así que os proponemos preparar esta receta y volver a estos recuerdos entrañables que tanto nos gustan. Es una receta que podéis hacer fácilmente en casa y que dejará vuestro hogar con un aroma dulce que os va a encantar. Las rosquillas de anís, como su propio nombre indica, necesitan un poco de anís en la mezcla.

Quizá te preocupe si pueden comerlas los niños, ya que el anís es uno de los ingredientes utilizados en esta receta. Pero no hay ningún problema, que la cantidad de licor es muy baja y además el alcohol se evapora al freír. Solo vamos a usar unos 60 ml de anís por 600 gr. de harina. Así que prepáralas tranquilo que las pueden disfrutar mayores y pequeños.

De todas formas, si no te acaba de convencer puedes prescindir del anís y darle un toque con un poquito de limón o canela. A nosotros nos gusta acabar la receta con un espolvoreado de azúcar glas. Una vez las has frito y te han quedado doraditas y crujientes, déjalas reposar y enfriar y después añade el azúcar glas. Les darán ese toque dulce típico del azúcar glas y además quedarán muy apetecibles y bonitas a la vista.

¿Quieres aprender a preparar la receta clásica de rosquillas para hacerlas en casa con la familia? Vamos a ir paso a paso y vamos a preparar esta deliciosa receta a la que nadie se puede resistir. No es una receta difícil pero tenemos que conseguir hacer una buena masa, ya que es la parte principal de la receta.

La mejor manera de poder hacer bien la masa poco a poco es ir introduciendo los ingredientes por separado en un bol. Y el secreto está en el amasado, cuando veas que la masa ya no se pega en la mesa ni en las manos y creas que ya está lista, sigue amasando cinco minutos más para asegurar que nos queda una mezcla bien fina y con todos los ingredientes bien integrados. es la parte más pesada y complicada pero a la vez la más importante.

Así que toca hacer músculo y amasar bien. Y otro paso super importante para que nos quede una masa ideal es el reposo, ya que si no reposa bien la masa adquiere demasiada fuerza y después se rompe al intentar moldearla. Para que repose bien, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar durante una hora aproximadamente. Al reposar se queda menos pegajosa, así que hay que vigilar a la hora de añadir harina durante el amasado y no pasarnos.

Una vez tenemos la masa lista ya solo falta hacer la forma redondeada. Cogemos bolitas de masa, las estiramos como un cordón y las unimos por las puntas. Presionamos bien las puntas para que no se suelten al cocinarlas. De esta manera ya tendremos los círculos preparados para cocinar al horno o fritas. ¿Ya has decidido qué tipo de cocción quieres? Pues manos a la masa y a cocinar.