¿Qué pescado puede ser de sabor suave y quedar bien en una cena?

Los pescados blancos son, siempre, la mejor opción si quieres hacer pescado en una cena con invitados y no quieres optar por un pescado de sabor excesivamente marcado como el atún o el salmón.

Entre los pescados blancos, la merluza es uno de los más populares y sobre todo versátiles para hacer tanto al horno como guisada en una estupenda receta de salsa verde . Pero, siempre puedes hacer preparaciones algo más originales como esta “merluza escondida” o un delicioso souffle de merluza

Si no eres de merluza, una deliciosa dorada siempre puede ser el plan B. Una dorada al horno con verduras es una opción fácil y rápida, o si prefieres algo más de complicación una dorada con salsa de almejas.