Cómo conservar el perejil

(5)
poster-image

El perejil nunca falta en nuestra cocina porque esta planta da un aroma delicioso a nuestros platos. Para evitar que el que compres no se arruine enseguida, existe un truco perfecto. Así que te vamos a contar cómo conservar perejil fresco.  

Lo bueno es que teniendo estos consejos presentes, luego puedes aprovechar para hacer unas recetas buenísimas. ¿Quieres ideas? Sienta de maravilla esta receta de lubina en salsa verde o esta sepia en salsa verde. Si te gusta más la merluza, ¡tenemos dos recetas deliciosas! Hazte esta merluza en salsa verde o esta receta de merluza en salsa verde con guisantes. Esta última es prima hermana de la merluza vasca y un buen plato para iniciarte en los guisos.  

Ahora, ¡al lío para aprender cómo conservar perejil fresco! Para empezar, cuando lo vayas a comprar asegúrate que coges uno que no tenga manchas marrones ni esté marchito. Una vez ya en casa, te contamos. Lávalo bien en agua. Después, sécalo con papel de cocina. Es importante que se escurra por completo el agua para evitar que se eche a perder. En el momento en que esté seco, ¡lo cortamos! Deshazte de los tallos y pica las hojas, que queden muy finitas. Corta papel film y envuelve el perejil que has picado. De esta forma tan sencilla, se conservará de maravilla en el congelador.  

Esta planta se puede almacenar en el congelador y puede durar varios meses. Al sacarla, estará perfecta. Lo fundamental es el paso de secarla bien para no meterla con humedad en el frigorífico.  

Ahora que ya sabes cómo conservar perejil fresco, no te olvides de innovar en la cocina usándolo. Como te hemos explicado más arriba, una buenísima opción es hacer salsas verdes, ideales porque son una de las preparaciones más extendidas a nivel mundial y, sobre todo, la clave para darle gracia a pescados supersanos pero que a veces les falta un poco de sabor. En la cocina vasca se usa mucho la merluza, que está espectacular. Esta salsa también va como un guante al arroz o para guisos con patata e incluso para pastas y determinadas verduras. ¡No te lo pienses más y lúcete ante tus amigos y familia preparándoles los mejores platos! En mitad de la velada, puede ser el momento perfecto para descubrirles que a ti el perejil ya no se te pone feo.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 

 

 

*Campos obligatorios