Cómo conseguir unas albóndigas esponjosas

(0)
poster-image

Las albóndigas siempre están presentes en nuestra gastronomía. Hay muchísimas recetas para todos los gustos. Si nos preguntas cuáles están supersabrosas y son fáciles de preparar, te diremos las siguientes recetas para que te lances a cocinar y pongas en práctica el truco que ahora te explicaremos. Nos encanta esta receta de albóndigas a la cerveza porque la rubia le va como un guante a esta comida. Entre los clásicos, no dejes de probar estas albóndigas en salsa tradicional ya que son muy nutritivas y deliciosas. Si eres fan del pescado, prueba estas albóndigas de bacalao en salsa ¡te alucinarán! Por último, saborea unas buenas albóndigas a la jardinera, un éxito asegurado que además te recordará a las que se hacían en tu casa.  

¡Y ahora la magia! Para que salgan unas riquísimas albóndigas esponjosas hay trucos facilísimos. Lo recomendable es que la carne sea mitad de cerdo, mitad de ternera. Si vas a la carnicería, incluso puedes pedir que te hagan la mezcla. En muchos supermercados ya venden bandejas de carne mixta. También es importante que no piques mucho la carne. Con una sola vez ya es suficiente, pues, cuanto más triturada esté, más se compactará y más dura saldrá la bola.  

Pero el mayor secreto para que te queden tiernas es, lo primero de todo, coger un bol. Ahí pon miga de pan blanco sin corteza y añades leche. Tiene que quedar bien empapado y mojadita la miga de pan. Cuando esto sea una masa, añade el resto de ingredientes como la carne picada, el huevo cascado, ajo, perejil o lo que quieras ponerle. Esta jugosa masa ha de quedar mezclada y reposar una hora como máximo, no más. Así lograrás unas albóndigas esponjosas con un truco sin ningún misterio. La clave es solo el pan blanco sin corteza empapado en leche.  

Recuerda que para freírlas siempre será mejor que hayas hecho la forma de las bolas con dos cucharas. Coge con dos cucharas la masa para tener la misma cantidad y luego continúa con las manos. De esta manera, te saldrán más uniformes. ¿Te ha gustado? Ahora te saldrán increíbles. ¡A disfrutar con los tuyos de esta maravillosa comida ideal para cenas o segundos platos! 

Valora este truco