Cómo desmoldar un pastel

()
poster-image

Si hay un momento en la cocina que genera tensión es el de desmoldar un pastel salado o dulce. Te ha quedado perfecto, tiene una pinta buenísima y piensas: ¿cómo desmoldar un pastel sin destrozarlo? O, ¿cómo desmoldar un budín? Después de tanto esfuerzo, no queremos que se nos vaya al traste.

Este truco te va a salvar la vida. Para empezar, antes de ponerte a cocinar, es clave que hayas engrasado las base y las paredes el molde con una fina capa de mantequilla. Puedes untarlo con usando una brocha o directamente hacerlo con las manos. Asegúrate que no quede ninguna parte seca para evitar que se pegue la masa.

Después, corta tres tiras anchas de papel de hornear y disponlas de la siguiente manera. Una tira ponla en la base y las otras dos ponlas como si quisieras hacer una cruz. La cruz no la vamos a llegar hacer porque una tira irá arriba y la otra abajo. Es importante que los bordes de las tiras sobresalgan del molde. Siempre puedes añadir un poco más de mantequilla sobre las tiras si lo consideras necesario.

A la hora de colocar la masa de tu receta en el recipiente hazlo con cariño y delicadeza. Mete la receta a hornear y, cuando termine, sácala del horno pero ¡no desmoldes inmediatamente! Espera unos 10 minutos para que repose un poco y evitar que se formen grietas.

Con estos consejos, lograrás sacar el pastel sin ningún problema. ¡Entero y sin destrozos!

¿Quieres recetas de pasteles para poner en práctica el truquito? Ahora que ya sabes como desmoldar un budin, hazte esta receta de pudín de verduras, queda superesponjoso y es perfecto para que los peques de la casa se animen a comer verduras. Siguiendo con las recetas saladas, hazte este pastel de calabacín perfecto tanto de primer plato como de cena. Además, verás que es una receta sencillísima. Si lo que te pasa es que tienes la vena repostera, lánzate a preparar este pastel de chocolate y nueces que te quedará de maravilla o este pastel tibio con almíbar de frambuesa. Todos están riquísimos y dan ganas de devorarlos hasta con los ojos.

Valora este truco