Sin olor a ajo

Cuando piques un ajo, si no quieres que te queden oliendo las manos después de picarlo; es muy sencillo, no frotes las manos y ponlas debajo del grifo del agua fría, que corra el agua por ellas y luego sécate las manos. No te quedará olor.

Valora este truco