¡Que no se pongan negros!

Te habrás dado cuenta de que, tras cortar los aguacates, enseguida se ponen negros. Evitarlo es muy sencillo: deja el hueso en el bol donde tienes el aguacate y añádele un poco de zumo de limón. Así mantendrán el color.

Valora este truco