pepino

(0)
pepino

Pelamos el pepino, lo cortamos a rodajas, le ponemos sal y encima le ponemos un plato con algo que pese bastante y a los diez minutos lo estrujamos (apretarlo con los dedos) y escurrimos su jugo. Ya lo podemos servir bien aliñado... y ahí se acabó el problema.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 


 

 

 

*Campos obligatorios