No llores con la cebolla.

(1)
No llores con la cebolla.

Si cortas la cebolla mojada y con el cuchillo mojado no te hará llorar, o por lo menos no tanto, pruébalo.

Valora este truco