Legumbres en remojo

(1)
poster-image

Como la mayoría de las legumbres, hay que poner en remojo los garbanzos la víspera del día en el que estemos planeando cocerlos. 
Para que queden un poco más blandos, podemos añadirle una pizca de bicarbonato al agua.

Valora este truco