Legumbres en remojo, siempre listas

(2)
poster-image

Si quieres tener las legumbres siempre a punto para cocinar sin comprarlas cocidas, puedes prepararlas con antelación. Para ello, ponlas en remojo durante 10 horas y después escúrrelas y ponlas en un recipiente dentro del congelador. Así cuando necesites usarlas estarán debidamente hidratadas.

Valora este truco