Legumbres en remojo, siempre listas

(2)
poster-image

Si quieres tener las legumbres siempre a punto para cocinar sin comprarlas cocidas, puedes prepararlas con antelación. Para ello, ponlas en remojo durante 10 horas y después escúrrelas y ponlas en un recipiente dentro del congelador. Así cuando necesites usarlas estarán debidamente hidratadas.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Únete ahora y participa en este magnífico sorteo. Consulta las bases legales aquí.


 

 

 

*Campos obligatorios