La bechamel, sin grumos

Para que la bechamel te quede sin grumos es muy importante que la leche esté hirviendo cuando la añadas a la harina. Eso sí, deberás remover constantemente mientras espesa, para que la salsa quede fina y cremosa.

Valora este truco