Hervidos en casa

(1)

Si eres de los que prefiere hacerlo todo en casa, puedes hervir los callos en tu cocina para usarlos en tus recetas. Lo primero que debes hacer es limpiarlos muy bien con agua y vinagre frotándolos a conciencia. Luego pon una olla con agua en el fuego y cuando empiece a hervir tira los callos cortados a trocitos. Deja que hierva de nuevo y cuélalos. Una vez colados, ponlos en la misma olla con agua, una cebolla, una zanahoria, un puerro, una hoja de laurel y unos granos de pimienta y deja cocer unas 4 h aproximadamente. ¡Luego ya los puedes colar y utilizarlos para tu guiso!

Valora este truco