El bicarbonato y la plata

El bicarbonato y la plata

Deposita en un recipiente un poco de bicarbonato. Mézclalo con un poco de agua hasta conseguir una pasta espesa. Frota el objeto de plata con esta pasta. Acláralo con abundante agua. Sécalo con un paño suave. 

Valora este truco