Cuece la pasta con un poco de aceite

Si cueces la pasta en agua con sal y le añades dos cucharadas de aceite de oliva, verás cómo no se te pega durante la cocción y queda mucho más suave y apetecible. Da igual la cantidad de pasta que quieras cocer. Con un par de cucharadas será suficiente, y el resultado, espectacular.

Valora este truco