Conservación de tomate frito

(3)
Conservación de tomate frito

Si abres un brick o una lata de tomate frito y no la terminas del todo, para conservar mejor ese tomate restante y evitar que le salga moho o se estropee, échalo en un bote de cristal y rocíale aceite por encima (sólo para cubrir la superficie). Mételo en el frigorífico y podrás utilizarlo en cualquier momento, sólo tendrás que echar el aceite para un lado y aprovecharás el tomate.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Únete ahora y participa en este magnífico sorteo. Consulta las bases legales aquí.


 

 

 

*Campos obligatorios