Conservación de tomate frito

Conservación de tomate frito

Si abres un brick o una lata de tomate frito y no la terminas del todo, para conservar mejor ese tomate restante y evitar que le salga moho o se estropee, échalo en un bote de cristal y rocíale aceite por encima (sólo para cubrir la superficie). Mételo en el frigorífico y podrás utilizarlo en cualquier momento, sólo tendrás que echar el aceite para un lado y aprovecharás el tomate.

Valora este truco