Comprueba la temperatura del aceite

Para freír cualquier alimento es fundamental que el aceite se encuentre a la temperatura adecuada. Si está demasiado frío, lo único que conseguirmos es que los ingredientes absorban más aceite del necesario, mientras que si está demasiado caliente, se nos van a quemar y no quedarán bien cocinados.

Para saber si el aceite está a la temperatura correcta para freír, podemos introducir un pedazo de pan en el mismo. Cuando chispee, significará que ya está listo para cocinar.

Valora este truco