Cómo freír los ajos

poster-image

El ajo debe dorarse ligeramente, pero nunca en exceso. Si se dora demasiado perderá su perfume y amargará la sopa. Por ello es importante que tengamos a mano el caldo para cortarles la cocción en cuanto tomen un poco de color.

Valora este truco