Almendras crujientes

(0)
Almendras crujientes

Para que las almendras te queden muy crujientes, se deben freír y, una vez fritas, poner sal al gusto. Aún calientes, se meten en el congelador hasta que se enfríen, pero sin congelarlas.

Veréis qué ricas están y qué crujientes.

Un saludo.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Únete ahora y participa en este magnífico sorteo. Consulta las bases legales aquí.


 

 

 

*Campos obligatorios